Apostasías

 

Inicio - Home

“Empero el Espíritu dice manifiestamente, que en los venideros tiempos algunos apostatarán de la fe escuchando a espíritus de error y a doctrinas de demonios; que con hipocresía hablarán mentira, teniendo cauterizada la conciencia.” (1ª Ti.4:1-2)  

“Porque vendrá tiempo cuando no sufrirán la sana doctrina; antes, teniendo comezón de oír, se amontonarán maestros conforme a sus concupiscencias, y apartarán de la verdad el oído y se volverán a las fábulas.” (2ª Ti.4:3-4)

“Pero hubo también falsos profetas en el pueblo, como habrá entre vosotros falsos doctores, que introducirán encubiertamente herejías de perdición, y negarán al Señor que los rescató, atrayendo sobre sí mismos perdición acelerada. Y muchos seguirán sus disoluciones, por los cuales el camino de la verdad será blasfemado. Y por avaricia harán mercadería de vosotros con palabras fingidas, sobre los cuales la condenación ya de largo tiempo no se tarda, y su perdición no se duerme.” (2º P: 2:1-3)  

Conforme las profecías registradas en el Nuevo Testamento, vemos hoy su cumplimiento a través de una amplia manifestación de falsos maestros y pseudo-teologías que, existentes de alguna manera en el tiempo apostólico, a partir del siglo pasado han penetrado extensamente los seminarios y consecuentemente inundado el campo evangélico:

1.      Modernismo   

Modernismo doctrinal es una variedad de escuelas de pensamiento liberal pseudo teológico, que niega las doctrinas fundamentales de la fe bíblica. Incorpora a la reflexión teológica y a la crítica escritural, los principios del racionalismo, que enfatiza la autosuficiencia de la razón humana en su estado meramente natural y se opone a toda realidad o a toda acción o revelación sobrenatural. Sostiene una inspiración parcial y/o relativa de la Biblia, señalando que ella es palabra humana que contiene la palabra de Dios en distintas maneras. 

Sobre la base de tales premisas racionalistas, el modernismo niega los milagros registrados en las Sagradas Escrituras, así como la preexistencia y Deidad personal del Señor Jesucristo, su nacimiento virginal, la expiación de los pecados en el sacrificio de la Cruz y en la preciosa sangre del Cordero de Dios, su resurrección corporal, su Segunda Venida, etc. Sigue las teorías de la evolución y llama mitos, leyendas o folklore sagrado a registros históricos de las Escrituras. 

Fue por el año 1890, que el modernismo racionalista levantaba sus voces negando cada doctrina bíblica y como triste saldo, el escepticismo y la incredulidad, invadieron a muchos ministros y cuerpos eclesiásticos. Por el mismo tiempo fieles creyentes en la Palabra de Dios, a quienes se ha dado en llamar fundamentalistas, fueron levantados por el Señor en todas las confesio­nes evangélicas para testificar a la Verdad de Dios y expo­ner e impugnar las herejías. A pesar de ello, los modernis­tas no cejaron en su empeño y su influencia se ha extendido en todas partes. 

Ver Antiguo modernismo: Racionalismo

2.      Neo-Modernismo 

 Neo-modernismo es una corriente relativista impulsada principalmente por Karl Barth y otros autores que toman del fundamentalismo cierta terminología y del modernismo las expli­caciones de esa terminología, negando las verdades que expresan. También llamada Neo-Ortodoxia, esta escuela retiene las teorías de la crítica bíblica que rechazan la inspiración verbal y plenaria de la Biblia, y afirma que la letra de las Escrituras no debe identificarse con la autoridad.  

Por ejemplo, al decir que la Biblia es la Palabra de Dios, afirman que la contiene como testimonio de Jesucristo, que es la única palabra de Dios. Sus argumentos tienen la capacidad de negar implícita o subjetivamente muchas verdades bíblicas, en el mismo momento en que parece que las afirman.  

Como el lenguaje es bíblico y el engaño es más sutil, resulta una falsificación tanto más peligrosa de la verdad (Sal.64). Obsérvese el carácter encubierto del error introducido por los falsos doctores, conforme la palabra profética de Pedro (2ª P: 2:1).  

Nuevo modernismo: Barthismo; Neo-Ortodoxia 

Falsas corrientes teológicas:

Neo-Ortodoxia

Demitologización

Mandato cultural

Positivismo

Ateismo cristiano o Muerte de Dios

Nueva moralidad o Ética de la Situación

Teología de la secularización

Teología de la esperanza

Teología de la liberación

Teología de proceso

3.      Neo-Evangelicalismo   

El Neo-Evangelicalismo es una corriente de pensamiento y prácticas que se ha extendido entre las iglesias evangélicas, que se caracteriza por la mixtura y la transigencia. Se basa en una manera general de pensar, observable desde mediados del siglo XX, que consiste en una aversión a dogmas y absolutos; se rechaza la idea de opuestos: verdadero/falso y se piensa en términos de síntesis o mixturas, asumiéndose una filosofía relativista y pragmática (el fin justifica los medios). Uno de sus precursores fue John Harold Ockenga (1905-1985), fundador de la Asociación Nacional de Evangélicos, del Seminario Teológico Fuller, y director de la Asociación Evangelística Billy Graham. 

Las principales características del Neo-Evangelicalismo, son: 

  1. ¨      Teología: Reúne una amplia gama de opiniones, con algunos aspectos dominantes como: a) profesan las doctrinas fundamentales, pero asumen que algunas partes de la Biblia son de menor importancia que otras y son ignoradas a conveniencia; b) coloca al hombre y al propósito de su salvación, como el centro de todo, despojando del primer lugar que debe tener en la vida cristiana y en la iglesia, el fin primordial que es glorificar a Dios; c) es proclive a una interpretación flexible y poco literal de las Escrituras; d) ignora la doctrina bíblica de la separación y aún desprecia a quienes la proclaman, participando en campañas evangelísticas ecuménicas; además busca no atacar el error sino más bien proclamar las “grandes doctrinas históricas del Cristianismo”; e) pretende establecer mixturas bíblico-mundanas, como por ejemplo la llamada “evolución teísta”. 
  2. ¨       Mensaje: Es un pseudo-evangelio que busca evitar la ofensa de la Cruz. Agrega a la predicación del Evangelio declaraciones de tolerancia y razonamiento carnal que vuelven ineficaz la Palabra. Su mensaje presenta “otro Jesús”: un slogan personificado que libra de la culpabilidad y poco interfiere con las aspiraciones de la carne; “otro Espíritu”: pues el Espíritu Santo es presentado como mera influencia, que va desde una psicología que induce cierta atmósfera, a las emociones y sensaciones religiosas; y “otro Evangelio”: que tiene poco o nada que decir de la sangre de Cristo, ni de la expiación, omitiendo la doctrina de la naturaleza caída del hombre, la redención por la sangre de Cristo y disminuye el hecho de la Resurrección; la crucifixión es mostrada apenas como el amor de Cristo al no resistir o no usar de represalias. Todo ello con el argumento de poner al día el mensaje cristiano con el fin de alcanzar al hombre contemporáneo. 
  3. ¨      Métodos: Sostiene que se debe tratar de impresionar al mundo llamando su atención, involucrándose en el entorno, mostrándose simpático y destacándose en los ámbitos laborales, deportivos y políticos. Para promover sus fines emplea cualquier medio, sea música mundana, personajes cuestionables, propaganda ingeniosa y deshonesta, campañas ecuménicas, etc. Sostiene un concepto ecuménico de la Iglesia y el esfuerzo se centra en hacer entrar gente a la organización local, procurando obtener “manifestaciones de fe”, por más superficiales que éstas sean. 

El Neo-Evangelicalismo nos presenta el desafío de ejercer discernimiento y distinguir lo carnal de lo espiritual. Está en contra del cristianismo bíblico y amenaza su extensión y la preservación de un testimonio puro.

4.      Ecumenismo  

El Ecumenismo es un movimiento de sincretismo religioso, que pretende amalgamar en una súper-iglesia mundial distintas confesiones de fe, tanto protestantes como ortodoxas y católico-romanas, sean modernistas o neomodernistas y aún creyentes renacidos que, carentes de discernimiento espiritual, son envueltos en tal corriente (Ez.22:26). 

Su doctrina conjuga modernismo en cuanto reinterpreta y corrompe el significado de las Escrituras (2ª Ti.2:18-19); universalismo, en cuanto establece la paternidad universal de Dios y la fraternidad universal (Jn.1:12-13); panteísmo, pues incorpora a su doctrina y acción el principio de la asimilación (Todo en Uno) y; finalmente, sincretismo, pues busca reconciliaciones entre todas las ramas llamadas cristianas, y aún fuerza dicha apertura hacia otras religiones: judaísmo, islamismo, budismo, hinduismo, etc. Busca uncir yugos que la Biblia prohíbe (2ª Co.6:14-18).   

Ver al respecto Ecumenismo

5.      El Consejo de Dios: La Doctrina Bíblica de la Separación   

La enseñanza de la Palabra de Dios, establece la separación de los creyentes renacidos:

  1.       Del pecado (1Ts.5:22)
  2.       De los infieles (2ª Co.6:14-18)
  3.       De las filosofías y tradiciones de los hombres (Col.2:8)  

En lo que hace a los aspectos eclesiales, la doctrina bíblica de la separación, establece:

  1.       Separación de apóstatas y de apostasías de la fe (Mt.7:15: 2ª P.2:1-3)
  2.       Separación de ecuménicos y ecumenismos (2ª Co.6:14-18)
  3.       Separación de los que transigen y cooperan con modernistas y ecuménicos (2ª Jn.10-11; Ef.5:7)
  4.       Separación de movimientos carismáticos (Mt.7:22-23) 

Conforme la enseñanza bíblica, los fieles no deben participar sino apartarse de individuos, iglesias, denominaciones y organizaciones eclesiásticas ecuménicas o que nieguen doctrinas fundamentales de la fe cristiana o que cooperen con ellas (Ro.16:17). También los fieles deben separarse de falsos movimientos de lenguas y sanidades, así como de costumbres eclesiásticas contrarias a las Escrituras. 

Ver al respecto La Doctrina Bíblica de la Separación y Resolución Separación

 

Inicio - Home