EVANGELISMO EN LA COMUNIDAD

 

  Inicio - Home

Por Armando Di Pardo

© Copyright 2002, Adelphia.  www.philadelphos.org
Esta página y todos sus contenidos se encuentran registrados y no puede ninguna parte de ellos ser almacenada en BBS o sitios de Internet sin el permiso expreso del editor. Ninguno de los textos pueden ser reproducidos total o parcialmente con fines comerciales. Pueden ser enviados gratuitamente por correo electrónico, siempre que se deje intacto su contenido, sin ningún agregado ni omisión, y se haga mención expresa del autor y la fuente.

 

I.    ¿Cuál es su origen y qué es, substancialmente hablando, el evangelismo?

II.    ¿Qué es, en cuanto al evangelismo concierne, una “Comunidad”?

III.    “Luces rojas” para el evangelismo, en las rutas de las comunidades contemporáneas

IV.    La comunicación del mensaje

V.    Avivamiento Evangelistico integral

 

 “... Y desde Jerusalem  y por los alrededores hasta Ilírico, lo he llenado todo del evangelio de Cristo”.  (Ro. 15:19)

Abundan hoy día en el mundo y en las iglesias profesantes, los “ismos” negativos.

Por eso reconforta nuestro espíritu ocuparnos de uno de los pocos realmente positivos: EL EVANGELISMO.

Para probarlo, basta recordar que la misma Iglesia de Cristo no podría subsistir en el curso de la Historia, sin su acción.

 

 

I. ¿Cuál es su origen y qué es, substancialmente hablando, el evangelismo?

 

Como una expresión idiomática, viene de dos palabras: “EVANGEL” (euangelion, en griego) o “buenas nuevas” y de “ISMO” (del griego ismos) un sufijo de sustantivos que en nuestro caso denota ”acción, proceso y resultado”. Así tendríamos que “Evangelismo” es: la proclamación del evangelio y sus resultados.

Como una expresión espiritual, reconoce también un doble origen:

1. La Gran Comisión del Señor Jesús a sus discípulos: “Id por todo el mundo y predicad el evangelio a toda criatura; el que creyere y fuere bautizado será salvo, mas el que no creyere será  condenado”. ( Mr. 16:15, 16)

2. El impulso, la acción y el poder del Espíritu Santo “en” y “por medio de” los discípulos, para cumplir el mandato y lograr esos resultados. "Y recibiréis poder del Espíritu Santo y me seréis testigos en Jerusalem y en toda Judea y en Samaria y hasta lo último de la tierra” (Hech. 1:8)

“Evangelismo” es, pues, una expresión que encierra pluralidad en unidad y conjuga distintos elementos y relaciones. De hecho abarca:

  1. Al evangelio: el mensaje, las “buenas nuevas” de salvación que el Señor mandó predicar.
  2. A los evangelizadores: los mensajeros que llevan las nuevas.
  3. A los evangelizables: los destinatarios del mensaje, los pecadores perdidos.
  4. A la evangelización: la acción testificante en la guía y poder del Espíritu Santo.
  5. A los evangelizados: los resultados de la labor, es a saber: los que se salvan y los que se pierden.

El Evangelio queda cumplido en sentido positivo, cuando almas profesantes son engendradas por el Espíritu Santo y añadidas al Cuerpo de Cristo que es la Iglesia, la cual se forma y subsiste gracias a esos resultados. Desde esta perspectiva Eclesiológica, el Evangelio actúa  como elemento seminal de la Iglesia y ésta, por su necesidad de perpetuarse queda discernida como una Comunidad Evangelizadora.

En cuanto a las tareas del Evangelio –salvo excepciones- son varios los instrumentos y las tareas necesarias: arar, sembrar, regar. Y aunque por lo general se conceden honores por encima de lo debido a los que siegan, el Señor que sabe todas las cosas recompensará a cada uno conforme a su labor.

En cuanto a los que rechazan el mensaje, el Evangelismo queda cumplido en victoria, porque deja al impío sin excusa en el día del Juicio (Ap. 20:11-15). También para esto es necesario proclamar el Evangelio. Testifiquemos pues fielmente  sin desanimarnos recordando que está escrito: “Mi palabra no volverá a mí vacía” (Is. 55:11), y “Vuestro trabajo en el Señor no es vano” (1 Co. 15:58).

 

 

II. ¿Que es, en cuanto al evangelismo concierne, una “Comunidad”?

 

“Comunidad” viene del latín “COMMUNIS” (común) y “TATIS” (compañerismo). Se aplica para designar a un núcleo de personas que habitan en un determinado distrito o área geográfica, sujeto a las mismas leyes, teniendo comunes intereses, etc.

Para el apóstol Pablo, una “comunidad” era un lugar que debía ser “llenado del Evangelio”. El escribe: “y desde Jerusalem y por los alrededores hasta Ilírico, lo he llenado todo del Evangelio de Cristo” (Ro. 15:19). Por supuesto, lo que esto significa es que los habitantes de esos lugares tuvieron la oportunidad de escuchar el Evangelio y tomar una decisión.

Y aunque en algunos aspectos aquellas comunidades del día de Pablo están en las antípodas de las del mundo moderno, sin embargo, desde el punto de vista del Evangelismo, pueden trazarse ciertas “constantes” históricas y espirituales que las asemejan.

 Esas “constantes” son:

  1. El “mundo” o “Kosmos”, que es el sistema mundial organizado según el “Príncipe de este mundo” Satanás. –“Nosotros sabemos que todo el mundo está puesto en maldad”. (1 Jn. 5:19).
  2. La “Oposición Satánica". Seguimos teniendo luchas “contra principados, potestades, malicias espirituales” (Ef. 6:12).
  3. El “pecado” aunque “multiplicado”. (Mt. 24:12b).
  4. La “condición del pecador”. “Muerto en delitos y pecados” . (Ef. 2:1).
  5. La  “necesidad del pecador”. Conocer la salvación que es en Cristo Jesús y el nuevo nacimiento por el Espíritu Santo. (Jn. 3:1-18).
  6. La “responsabilidad del pecador”. Aceptar o rechazar el Evangelio: tomar una decisión para Vida Eterna o para eterna perdición. (Jn. 3:36).

En cuanto el Evangelismo concierne, esosson los elementos que integran una “comunidad” y hacen necesario que la misma deba ser “llenada del Evangelio de Cristo”.

En cuanto a la Eclesiología concierne, la “comunidad” es el “campo misionero” doméstico de la Iglesia local. De allí ganar almas para acrecentar su comunión y también para que se establezcan nuevas Iglesias locales que harán idéntica tarea en otras áreas.

Y desde un punto de vista general, el Evangelismo puede compararse a una figura de círculos concéntricos, o a un movimiento de células en expansión que comenzó en Jerusalem, llegó a Antioquía, pasó a  Europa, de allí a América y por el gran despertar misionero, alcanzó los confines de la tierra. ¡LOADO SEA EL SEÑOR!

 

 

III. “Luces rojas” para el evangelismo, en las rutas de las comunidades contemporáneas

 

En el curso de su marcha triunfal, el Evangelismo enfrentó serios peligros, sufrió restricciones, control y represión violenta. Los heraldos de la cruz han sido y siguen siendo en algunas áreas del mundo, contribuyentes de primera línea a la Historia de los Héroes y Mártires de Jesús.

Pero nuestras comunidades contemporáneas, por su integración eclesiástica mixta  -Iglesias fieles conviviendo en el área con Iglesias apóstatas-, plantean a la acción del Evangelismo nuevos problemas:

  1. Los problemas “ecuménicos”.
  2. Los “métodos” de las “cruzadas unidas” de Evangelización.

 

1.  ”Ecumenismo”. “...entre lo santo y lo profano no hicieron diferencia...” (Ez. 22:26)

 

El Evangelismo es impedido y su acción practicamente anulada, dentro de la comunidad protestante –ortodoxa – romanista.

Al constituirse el Concilio Mundial de Iglesias, agosto 1948, en Amsterdam, Holanda, los Ortodoxos-Griegos dijeron:

-“¿Por qué hablar de unidad cuando estamos tratando o procurando convertir miembros de otras Iglesias del movimiento ecuménico? “

 

Entonces se aprobó lo siguiente: “Es aconsejable que las Iglesias HAGAN PLANES CORTESES respecto de sus esfuerzos evangelísticos”.

 

En agosto de 1950, visité -en compañía de tres hermanos- al Dr. Vissert Hooft,  por entonces Secretario General del Concilio, en su sede en Ginebra, Suiza. En un momento de la discusión pregunté concretamente al Dr. V. Hooft si reconocía a Roma como Iglesia “hermana” y bajo qué condiciones la recibían en el Concilio. “Sí, ya la recibiríamos si tan sólo dijera que ella no es la única iglesia Cristiana”, fue su respuesta. Ahora, en el Concilio Vaticano II, esto quedó arreglado, al menos en una comisión mixta.

 

En febrero de 1964 el Comité Ejecutivo reunido en Odessa, declaró: “Las Iglesias pueden tener reservas acerca de sus respectivas posiciones eclesiológicas, pero están dispuestas a entrar en conversación  - o diálogo- en términos de igualdad”.

 

Esos conceptos ecuménicos de Iglesias Cristianas “hermanas” y de “igualdad”, involucrando indiscriminadamente a creyentes en la Biblia con neo-modernistas, ortodoxos y romanistas, anula la posibilidad de evangelizar a millones de almas que no conocen el verdadero mensaje de salvación!

 

El teólogo Karl Barth lo confirma, al declarar: “En general no me agradan las conversiones, es decir, el pasar de una Iglesia a otra. Los convertidos suelen expresar un celo exagerado. Se convierten en ultracatólicos o ultraprotestantes...Además las conversiones niegan la unidad invisiblede la Iglesia, lo que es deplorable. Y encuentro que cada uno haría mucho mejor en quedarse en donde está y penetrar más hondamente el mensaje evangélico”. (Revista “Realités” de Francia, París, reproducido en “ El Estandarte”, órgano oficial de la Iglesia Metodista en Buenos Aires, Argentina, agosto de 1963).

 

Sigamos escuchando al Concilio Mundial: “las Iglesias miembros deben reconocer su solidaridad unas con otras, prestarse ayuda en caso de necesidad y apoyarse en su testimonio de Cristo y en su tarea evangelística y misionera...”  (Declaración de Odessa, párrafo 10).

 

La estrategia está a la vista:  TAREA EVANGELÍSTICA "CONJUNTA" es lo que promueve el Concilio Mundial de Iglesias.

Cabe preguntar: ¿Para evangelizar a quienes? ¿Sólo a comunistas ateos o paganos? Entonces: una Iglesia Fundamental ubicada  en una comunidad con Iglesias modernistas y romanistas, ¿no tendría ningún ministerio evangelístico que realizar? Y los misioneros enviados a países mayoría romanista –como en Latinoamérica-, ¿qué harán?

 

El Evangelio Bíblico no puede estar de acuerdo con eso. Nuestras comunidades esperan una obra responsable, especializada, de Evangelizadores dotados por el Espíritu Santo para llevar un mensaje claro, redargüidor, a neo-modernistas, ortodoxos, romanistas, ateos, comunistas, “hippies”, etc., etc.

 

2. “Los métodos “: de las “Cruzadas Unidas” de Evangelización. “Mirad cuán bueno y cuán delicioso es habitar los hermanos igualmente en uno”. (Sal. 133:1).

 

“Los Hermanos”, dice la Palabra de Dios. PERO: en las llamadas “Cruzadas Unidas” y otros movimientos similares, están LOS HERMANOS juntamente  en uno CON APOSTATAS!. Esto contradice las Escrituras y cae de lleno en las enseñanzas del Concilio Mundial! Bien ha sido definido como “EVANGELISMO ECUMENICO” por Evangelistas Bíblicos como James Stewart!

 

PERO: Como el patrocinio, gastos y tareas de las campañas y la distribución de las tarjetas de los que profesan a Cristo, se realiza entre creyentes y protestantes tradicionalistas y neo-modernistas, representando todas las tendencias, esto obliga a que el mensaje se presente sin redargüir errores de nadie. Tanto así, que hasta los mismos romanistas se sienten cómodos, al punto que el propio cardenal Cushing formuló una revelación tan reveladora como ésta: "Ningún católico puede hacer otra cosa que llegar a ser un mejor católico" al oir a Graham" (The Associated Press. Reproducido en "Conservative Baptist Fellowsship Information Bulletin, Volumen 9 N° 7). Karl Barth aprobaría eso, PERO PABLO NO!. (Léase 2 Ti. 4:1-2).

 

Es por eso que sacerdotes romanos oran por las cruzadas, como es sabido. Allá en la Argentina hasta toman la iniciativa para reuniones conjuntas.

 

PERO: ¿a quiénes oran los romanistas? A santos y vírgenes intercesoras y a Cristo “sacramentado”. Y como no son redargüidos, se confirman en sus convicciones y también ellos pueden pensar en sus corazones que son sus vírgenes y sus santos los que escuchan sus rezos y bendicen las “cruzadas”!

 

Y los neo-modernistas que son “neo- universalistas- panteístas” y que están allí, ¿a quiénes oran: a su Dios que está “muerto” o a sus Cristos “hijos de José” o de algún “soldado de la guarnición de Nazareth”, como enseñan esos apóstatas? Esos son falsos Cristos mitológicos. ¡Sí, esos son los “mitos” y no los registros del Evangelio! Porque esos “Cristos” jamás existieron.

 

Esos son el mero producto de las mentes de esos hombres cuyo único contacto real con las Sagradas Escrituras es que cumplen la profecía que dice: ” apostatarán de la fe escuchando a espíritus de error y a doctrina de demonios”. (1 Ti. 4:1).

 

No se debe cumplir el mandato de predicar el Evangelio con “métodos” que quebrantan el mandato: “ No os juntéis en yugo con los infieles” (2 Co. 6:14-16). ¡No podemos alegrar el corazón del Señor si estamos contristando al Espíritu Santo! (Ef. 4:30).

 

El Evangelismo Bíblico se cumple cuando un alma es salvada, es decir, nacida de nuevo por el Espíritu de Dios y es integrada a una Iglesia Bíblica. Pero es defraudado, en esta parte, cuando un alma es encaminada a una Iglesia infiel a la Palabra de Dios. Ello hace que nuestro Señor Jesucristo sea puesto en “igualdad ecuménica”  con los otros Cristos falsos! Y consecuentemente, hace que nuestro Señor resulte tributario de Iglesias apóstatas y aun deudor a sus ministros puesto que se les envían inconscientemente a sus más tiernas ovejitas para que se las apacienten. ¡Qué alimento les darán sino leche envenenada! Ninguno de nosotros haría una cosa así con sus hijos,  Dios tampoco.

 

EN CONCLUSION: Los “métodos” de las Cruzadas Unidas han llegado a ser una “Escuela” de pensamiento y acción evangelística ecuménica.

 

Y esto es traído “sobre” las Iglesias que deben someterse a esos “principios” pues caso contrario el evangelista y su organización no realizan la “cruzada”. Esta opción y acción son antibíblicas: tanto por su concepción como por su presión psicológica sobre el testimonio y aun la soberanía de la Asamblea Bíblica local. Además, desautoriza y coloca en la situación de indeseable, la posición y el testimonio de Iglesias  y ministros apartados de la apostasía que por muchos años han luchado por la fe. Desde este punto de vista, “Cruzadas Unidas” incurre en la paradoja de traer una “división” entre las Iglesias: no con los infieles, que sería lo Bíblico, sino entre creyentes, lo cual es antibíblico!

 

La Iglesia Independiente Fundamental, no denominacional, es decir, una Iglesia Bíblica, no tiene toda opción que la de prescindir de esos movimientos “unidos” de corte ecuménico y encarar resueltamente la evangelización de la comunidad en un testimonio claro y valiente. Y presentar su mensaje completo y su vista dispensacional de la Escritura! Y si realiza alguna actividad conjunta, que sea UNICAMENTE CON HERMANOS Y NO CON APOSTATAS. ¡ALERTA HERMANOS!  ¡“LUZ ROJA” !

 

Inicio - Home

 

IV. La comunicación del mensaje

 

El genuino Evangelismo Bíblico de las Iglesias Fundamentales, debe ser una realidad militante y permanente en cada comunidad. Pero esto nos encara con el problema de la “comunicación” del mensaje.

 

No nos referimos aquí a los medios que llamamos “físicos” de la comunicación: la organización del trabajo y ejecución de la labor.

Queremos enfatizar ahora otra cosa: la transmisión del mensaje mismo, el modo o manera de hacer impacto en sentido espiritual profundo en la conciencia del individuo y de la comunidad. Que produzca frutos de suave olor al Señor o que deje realmente sin excusa al impío. Para esto es necesario conocer a fondo el Evangelio, al Señor  Jesucristo, a la Cruz y a la Comunidad.

 

Ciertamente cada comunidad requerirá un estudio particular y medios específicos adecuados que servirán de puente entre el mensaje del Evangelio y el alma del pecador. Pero existen ciertos principios de aplicación universal que pueden ayudarnos a realizar mejor la preciosa tarea. Esos principios abarcan dos áreas: Psicología y Metodología.

 

  1. Psicología.”...él sabía lo que había en el hombre”. (Jn. 2:25)

 

Qué mueve al hombre y a la masa hoy día? ¿Cuáles son sus motivaciones subjetivas y hacia qué las proyecta?. ¿Cuál es su engaño moral y espiritual que le impide recibir la luz del Evangelio?. ¿Cuál es el trabajo paciente que Satanás ha hecho en su alma y espíritu?. La “constante” del pecado, ¿qué “variaciones” ofrece a sus manifestaciones “multiplicadas” en estos postreros tiempos?. ESA ES LA CAPTACION A LA CUAL NOS REFERIMOS!

 

Cuando se penetran el camuflaje y las defensas del alma pecadora individual y del alma colectiva de una comunidad, el mensaje del Evangelio está en condiciones de elevar su espada! Decía Spurgeon: “Sermón”  quiere decir “estocada” .

 

Como lo dice Pablo: “La Palabra de Dios es viva y eficaz y más penetrante que espada de dos filos y que alcanza hasta partir el alma y aun el espíritu y las coyunturas y tuétanos y discierne los pensamientos y las intenciones del corazón”. (He. 4:12). ¡Qué maravilloso tratado de psicología profunda! Todas las distinciones y relaciones interiores y las manifestaciones psicosomáticas, se contienen en ese sólo versículo. ¡Así es la sabiduría de Dios!

 

Un pasaje Bíblico adecuadísimo a la comunidad contemporánea, es el capítulo 3 de la 2º Epístola de Pablo a Timoteo.

 

La primera parte (vs. 1-9, 13) muestra la radiografía moral y espiritual, o, para usar una frase más técnica, el psicoanálisis de nuestra pobre humanidad siglo XX. En su parte final (vs. 14- 17), presenta a la Escritura como la única panacea para este estado deplorable y muestra los pasos para que la Escritura tenga su fruto. (Véase también Mr. 7:20-23; Lc. 17:26- 30; Ro. 1:16 a 2:11; etc.).

 

Temor, Placer, Ambición, son “dioses” a quienes el hombre de cualquier comunidad adora en su altar subjetivo, en su ego más secreto, la ciudadela mejor defendida por Satanás. Las Escuelas las han llamado; deseos de seguridad, sexo, ambición de poder. Creo que las tres en forma conjunta nos dan un cuadro del hombre analizado por el hombre mismo. El hombre quiere vivir seguro, quiere amar  y busca gloria. Lo hace atormentándose y aun degradándose y atropellándose el uno al otro. SOLO CRISTO PUEDE SALVARLO Y SACIAR SANTAMENTE ESOS VACIOS. ÉL es LA ROCA de seguridad al alma hundida en el tenebroso mar hundoso del pecado. Él es el que puede llenar su vida de Amor Eterno engendrándole con el Espíritu Santo.

 

¡Él es quien puede darle una gloria inmarcesible y una herencia que no puede marchitarse! ¡Llevemos este mensaje! Que el Señor nos auxilie y esfuerce!.

 

  1. Metodología. “...el que prende almas es sabio”. (Prov. 11:30).

 

Dos son los métodos o maneras usuales de llegar a la comunidad con el mensaje del Evangelio: uno Principal y otro Auxiliar.

 

            PRINCIPAL: es el método que podemos llamar EVANGÉLICO. Es el clásico, insustituible. Su énfasis es: PREDICACIÓN!

 

‘La fe viene por el oír y el oír por la Palabra de Dios” (Ro. 10:17). Todas las doctrinas del Evangelio son sus elementos y su arsenal formidable e inagotable. La Palabra hablada y la Palabra escrita son los vehículos. El púlpito (en el templo, al aire libre, o por radio, etc.), y el testimonio personal de cada renacido, son sus brazos. La mente, corazón, conciencia y voluntad del hombre, las ciudadelas a rendir. Por este método el alma se convierte.

 

            AUXILIAR: es el método que podemos llamar SOCIOLÓGICO. Su énfasis es SERVICIO. Por este método el alma no se convierte pero puede ser atraída al Señor. Su único uso legítimo es como tributario del método principal o Evangélico.

 

Son las obras buenas del cristiano y de la Iglesia, las obras de benevolencia. Esto es la “DIAKONIA”  del Evangelismo: “Que vean vuestras obras buenas y glorifiquen a vuestro Padre que está en los cielos” (Mt. 5:16); “Somos criados en Cristo Jesús para buenas obras” (Ef. 2:10); “Visitar a los huérfanos y a las viudas en sus tribulaciones”. (Stg. 1:27).

 

Los dones del Espíritu Santo, tales como: servir, dar o repartir y hacer misericordia, también nos hablan de este servicio (Ro. 12:7, 8). El testimonio del amor fraternal y la ayuda entre los creyentes, llamará igualmente la atención del mundo inconverso (Jn. 13:35; Hch. 11:27-30).

 

Pero dos peligros deben ser considerados. Un peligro está en que el único impacto sea meramente social. Como lo dijo el Señor: “Me buscáis porque comisteis el pan y os hartasteis” (Jn. 6:26). Otro peligro es que de “AUXILIAR” sea transformado en “PRINCIPAL” y desviado al así llamado “EVANGELIO SOCIAL” que es “ECUMENISMO”. De allí surgió la falsa doctrina ecuménica de la “ENCARNACION DE LA IGLESIA EN EL MUNDO”, que es un acercamiento al Socialismo y aun al Comunismo. La “IGLESIA”, del Griego” Ekklesia” que significa literalmente “llamados afuera”, no puede encarnar en el medio del cual se la llama a salir. Recuérdese, además, que mil años de la más perfecta “JUSTICIA SOCIAL” bajo el Rey Justo, no cambiará el corazón del hombre impío  (Ap. 20:7-9).

 

 

V. Avivamiento Evangelístico integral

 

Para cerrar esta meditación, permitidme un testimonio personal. Allá en Argentina, nuestro pequeño grupo de Iglesias Fundamentales y no-denominacionales, ha tenido un poderoso avivamiento evangelístico en sus respectivas comunidades.

 

El método que el Señor está usando, puede ser llamado:

 

INTEGRAL- ESCATOLÓGICO

 

Porque combina los dos métodos previos con un misterio profético relacionado con la Venida del Señor; e incluye Eclesiología, Soteriología y Escatología. El énfasis es: ¡PREPARACION, TESTIMONIO Y URGENCIA! 

 

 Comienza en el mismo seno de la Iglesia local. Las cualificaciones de “Philadelphia” deben emerger de ellas (Ap. 3:7-13). El libro de Apocalipsis, la doctrina de la Segunda Venida de Señor y los hechos relacionados, y las “señales de los tiempos”, fueron estudiados a fondo. Cada creyente rendido al Señor, viviendo cada día en la expectación de Su Venida!

 

El Señor puede venir en cualquier momento para arrebatarnos en las nubes con cuerpos glorificados. El Tribunal de Cristo y las Bodas del Cordero nos esperan! Aquí abajo, la “bestia” y el “falso profeta” tomarán dominio y los horrores de la Gran Tribulación se desatarán!

 

¡No se pueden creer en serio estas cosas, pensar que están próximas y quedar en una rutina común!

 

¡CRISTO VIENE! ¡SI ESTO NO TRAE UN DESPERTAR EN LOS RENACIDOS, NADA PUEDE TRAERLO YA!

 

Entre nosotros lo trajo, alabado sea el Señor! Aquí en América también puede traerlo! La necesidad es muy grande! Hay aquí, en este inmenso campo misionero, más católicos-romanos que en toda la población de Argentina, Uruguay y Chile puestas juntas! Hay millones que no tienen una real experiencia del nuevo nacimiento en miles de Iglesias “profesantes” y millones que no van a Iglesia alguna!

 

¡CRISTO VIENE Y EL NÚMERO DE LOS REDIMIDOS DEBE SER COMPLETADO! Allá en Argentina, salimos a proclamarlo a nuestras comunidades! Altoparlantes fueron montados en automóviles y recorrieron las calles de nuestros distritos, mientras los jóvenes llamaban a las puertas de los hogares y repartían tratados, Evangelios y Biblias. Donde los medios lo permiten, se usa la radio. Creyentes que eran tímidos, para dar su testimonio, fueron fortalecidos por esta certidumbre: ¡CRISTO VIENE!

 

Iglesias pequeñas y pobres, en países de economía y monedas inválidas en relación al dólar, levantaron templos, y edificios y toda la obra fue impulsada sin ayuda ninguna del exterior!

 

¡CRISTO VIENE: EL TESTIMONIO “PHILADELPHIA” EMERGIÓ PODEROSO!  Y está siendo sustentado para llevar a otros creyentes, esa misma nota de PREPARACION, TESTIMONIO Y URGENCIA! Nosotros estamos aquí en América como resultado de ese despertar. Hermanos: no lo dejéis pasar a vuestro lado como si una vez enterados, pierde novedad y con ello se acaba  vuestro interés.  ¡Invitadnos para hablar profundamente de estas cosas!

 

Enoc, que es una figura del arrebatamiento de la Iglesia, antes de ser traspuesto testificó al mundo de aquel tiempo, de la Venida del Señor en juicio (Jud.  14,15). La Iglesia, que es el antitipo, debe testificar de su bendita esperanza y de lo que a este mundo le espera y ello con toda urgencia porque el tiempo es corto.

 

Cuando las puertas de la Dispensación de la Gracia se abrieron, hubo un Testimonio. Ahora, cuando ya están próximas a cerrarse, también lo tienen! Y será dado: “ESCUCHEN O DEJEN DE ESCUCHAR”. (Ez. 2:7).

 

Nosotros esperamos el retorno del Señor. Pero el Señor está llamando a su Pueblo a un gran retorno. A ÉL en plena rendición y A SU PALABRA en todas las cosas. ¡ESTE FUEGO SANTO DEBE SER INFLAMADO AQUÍ EN AMERICA! QUIERA EL SEÑOR USAR ESTA CONVENCION PARA ENCENDERLO EN VUESTROS CORAZONES!

 

¿Dónde están los valientes aquí, dispuestos a jugarse su vida y también sus bienes por su bendita fe y esperanza en la hora más extraordinaria de la Historia? ¿QUÉ HARÁS TÚ, HERMANO MINISTRO, CON TU VIDA, MINISTERIO, IGLESIA Y COMUNIDAD, EN ESTE GRAN DÍA DE OPORTUNIDAD QUE NUNCA JAMÁS SE REPETIRÁ?

 

¡Sólo quienes creemos en la Verdad Dispensacional, tenemos el privilegio y la tremenda responsabilidad de proclamar estas verdades! Hermanos: las Iglesias y el mundo todo deben ser notificados de ALERTA. Y en ellas debe decirse de nosotros lo que se dijo de Pablo y Silas en Tesalónica: “ESTOS QUE ALBOROTAN EL MUNDO, TAMBIÉN HAN VENIDO ACÁ” (Hch. 17:6). El Evangelismo Bíblico debe llenar nuestras comunidades del Evangelio de Cristo y del anuncio de su pronta Venida por sus Santos. ¡Ay de aquel que no crea ahora!, quizá lo único que puede esperar es tener que dar su vida como mártir en la tribulación si aun le queda tiempo para salvarse, y cuántos se salvarán entonces si nosotros se lo prevenimos ahora. Solo el señor lo sabe.

 

¡EL TESTIMONIO ESTA DÁNDOSE GLORIOSAMENTE YA! Y la carga postrera del Evangelismo Bíblico SUSTENTADO por la Iglesia Independiente Fundamental y NO denominacional está SOBRE LA MARCHA y Satanás con todos sus demonios no podrá detenerla porque A SU FRENTE va el “GRAN CAPITAN”  de NUESTRA SALVACION.

 

¡A ÉL SEA LA GLORIA! ¡ALERTA! ¡MARANATHA! YA SE OYE EL CLAMOR. ¡NUESTRO SEÑOR VIENE! ASI SEA, ¡VEN SEÑOR JESUS! ¡AMEN!

Inicio - Home