Inicio - Home

Amados hermanos:
Como es conocido en mayor o menor medida por todos, la Sociedad Bíblica Trinitaria se encuentra abocada desde hace unos años a la realización de una revisión de la Versión Reina Valera 1909 de las Sagradas Escrituras.
Esta intención y las razones esgrimidas para ello, fueron hechas públicas a través de la Revista Qwarterly Record de la SBT y expresadas a través de un artículo, que bajo el Título “por qué consideramos necesaria una revisión de la Biblia 1909 de la SBT” firmara el Secretario General de la SBT en Estados Unidos, señor William Greendyk.
Cabe resaltar que dicha Sociedad se ha caracterizado desde su constitución por una empeñosa y valorable tarea de publicar fielmente la citada Versión Bíblica proveyendo así la Santa Palabra en nuestro idioma. Su esforzada labor ha provisto al pueblo de habla hispana de las Sagradas Escrituras, inspiradas divinamente y por lo tanto con utilidad “para enseñar, para redargüir, para corregir, para instituir en justicia, para que el hombre de Dios sea perfecto, enteramente instruido para toda buena obra” (2da. Timoteo 3:l5 a 17).
Sin dejar de reconocer y valorar el aporte mencionado, hoy inquieta nuestro corazón las noticias que recibimos con relación al trabajo de revisión aludido. Observamos con cristiana preocupación que algunos de los cambios explícitamente propuestos y otros, que pueden suponerse en base a los criterios generales de traducción manifestados, afectan la Sana Doctrina.
Intuimos una situación similar a la vivida a finales de la década del 50. En aquellos tiempos las Sociedades Bíblicas Unidas, otra Sociedad dedicada a la impresión y distribución de Versiones de las Sagradas Escrituras pero de marcada tendencia Modernista, con argumentos similares a los que ahora se invocan, generaron la popular Versión Reina Valera 1960, introduciendo cambios sobre la Versión 1909 que afectaron Doctrinas básicas de nuestra fe. Esta situación derivó en una clara postura de defensa de la Verdad por parte de nuestras Iglesias y en la firme decisión de continuar utilizando nuestra amada Versión 1909. Nuestra posición ante esta desviación apóstata quedó claramente reflejada en el Libro “Revisando la Revisión de 1960” escrito por el recordado Misionero Armando Di Pardo. Cabe indicar que aquella definida postura sigue siendo mantenida por todos nosotros.
Ante esta nueva situación que ahora se presenta, no podemos permanecer en silencio, pues “Si fueren destruidos los fundamentos, ¿qué ha de hacer el justo? (Salmo 11:3).
Ciertamente cualquier lector de esta Página podrá preguntarse si nos hemos contactado con la Sociedad Bíblica Trinitaria a estos respectos. Sí, lo hemos hecho reiteradamente, ya sea por escrito, como por conversaciones mantenidas tanto en Argentina como en Londres, sin embargo, no hemos tenido respuesta a nuestras inquietudes.
Ante esta situación que nos alerta y conscientes de nuestra obligación de guardar la Palabra en estos tiempos de apostasía previos a la Venida de nuestro Señor a arrebatarnos (Apoc.3:8) entendemos necesario denunciar esta situación refutando las razones esgrimidas por la Sociedad Bíblica Trinitaria. A tal efecto publicamos el siguiente artículo con el propósito de alertar al Pueblo de Dios y aprestarnos para  contender “eficazmente por la fe que ha sido dada una vez a los santos (Judas 3).
Cabe indicar que algunos de estos temas fueron tratados en reuniones realizadas en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires los días 14 de Noviembre de 2009 y 15 de Mayo de 2010.
Para sentar los propósitos de estas publicaciones, reiteramos en forma resumida y por su plena vigencia, los conceptos vertidos por el Misionero Armando Di Pardo prologando el Libro de su autoría antes citado. Afirmaba entonces:
“Tres son los propósitos de este informe; el primario, el vital y el devocional.

  1. El primario, propio de todo informe, o sea, informar…
  2. Pero toda información, que objetivamente se nutre de datos, necesita, si es que aspira a ser mensaje, de un elemento subjetivo… que de vocación, significado y trascendencia a la tarea primaria de informar.

¿Y cuál es, según ello, el propósito vital de este trabajo?: el de reafirmar el principio espiritual normativo de la conducta de individuos e Instituciones Cristianas, es a  saber:
¡LEALTAD AL SEÑOR Y A SU SANTA  PALABRA!
Y enfatizar esa lealtad en su aplicación a la preciosa tarea de producir y distribuir Versiones de las Sagradas Escrituras… ¡VERSIONES FIELES, INCORRUPTAS DE  LA PURA Y SOLA PALABRA DE DIOS…!
Tal es nuestro propósito vital”

  1. El propósito devocional, completa los dos anteriores, en cuanto los acompaña con una oración: Que el Señor quiera usar estas páginas para reavivar en Sus siervos el amor Su Palabra.

 

Una Palabra fiel y un pueblo fiel, para un testimonio fiel. Hasta que El venga.
¡Así sea, Amén!”

 

Inicio - Home

 

 

¿POR QUÉ SE NECESITARÍA UNA REVISIÓN DE LA REINA-VALERA 1909?

 Comentario crítico sobre el artículo ‘Why the Need For a Revision

of the Society’s Reina-Valera 1909 Spanish Bible?’1

Dra. Annechiena van Veen-Vrolijk.

 

En la revista Quarterly Record de la Sociedad Bíblica Trinitaria (SBT) fue publicado el artículo mencionado arriba, anunciado como: ‘… un artículo sobre la metodología detrás del proyecto de la revisión de la Biblia Española…’.2 El artículo, empero, no presenta un informe sobre la metodología general de la revisión de la SBT de la Reina-Valera 1909 (RV 1909), ni trata método(s) de traducción que se ha(n) de seguir, o formas de trabajar, sino que, más bien, enfatiza la supuesta necesidad de la mencionada revisión de la RV 1909.

Ante todo cabe preguntar -si la RV 1909 puede considerarse como una ‘propiedad’ de la SBT, así como el título del artículo sugiere al hablar de ‘la Biblia Reina-Valera 1909 de la SBT’.3 

 

Es notorio el énfasis repetitivo de ‘la necesidad de la revisión de la Biblia española’ expresado en el título y en 6 subtítulos del artículo en cuestión. Esta repetición insistente pareciera servir al propósito de inculcar al lector la verdad sobre tal ‘necesidad’. Creemos, empero, que el contenido presentado y la argumentación son más importantes que meras repeticiones.

 

Veamos pues qué argumentos fundamentan la afirmación/tesis tan repetida:

 

1.   Cambios en la traducción.

 

La supuesta necesidad de una revisión de la RV 1909 implica cambios de traducción. El autor afirma que ‘los únicos casos donde se introducen cambios de traducción es donde se encuentran desvíos específicos del original hebreo o griego’, o donde la palabra española usada adquirió un significado muy diferente (p. 19).4

Aquí, ante todo, se esperaría una amplia mención de tales (supuestos) casos de desvíos en la RV 1909 del texto original. Pero no es así, pues el autor se atiene a mencionar solamente tres ejemplos de cambios propuestos, aduciendo que la palabra o forma lingüística en cuestión no sería apta para el uso español actual.  

 

·       La palabra ‘Pontífice’ en la RV 1909 (Heb. 3:1).

Como primer ejemplo de cambio se menciona la palabra ‘pontífice’ que debería reemplazarse por ‘sumo sacerdote’ (p. 19-21). Tal cambio sería necesario porque en España y América Latina la traducción de la RV 1909 se podría confundir con el ‘pontífice’ de la Iglesia Católica Romana. Para fundamentar este argumento el autor considera solamente el uso y significado del término en el idioma español, mencionando los significados de ‘pontífice’ que ofrece el Diccionario de la Lengua Española de la Real Academia Española (RAE), sin considerar el uso y significado bíblico del vocablo. Creemos que -desde el punto de vista metodológico, teológico y lingüístico- es incorrecto considerar solamente el idioma receptor (español) sin tener en cuenta los distintos aspectos semánticos y usos diferentes de los términos en el idioma fuente u original (hebreo).

 

En la revisión propuesta se cambiaría la palabra ‘Pontífice’ en Heb. 3:1, y en otros lugares donde este término aparece. La palabra griega en cuestión es: arch-iereus (sumo o principal sacerdote). Esto puede considerarse como traducción equivalente de la expresión hebrea ‘hakkohen haggadol’ (el gran sacerdote) que aparece en el Antiguo Testamento.5 Miremos primero esta expresión hebrea.

 

-         ‘Hakkohen haggadol’ (el gran sacerdote)

La expresión ‘hakkohen haggadol’ (el gran sacerdote) la hallamos en: Num.35:25, 28; Jos. 20:6; 2a Rey. 12:11; 22:4; 23:4a; Neh. 3:1; 2a Crón. 34:9.

No hay término hebreo fijo para determinar y describir el oficio y la persona del sumo sacerdote. Suele indicarse con distintas expresiones como: ‘hakkohen haggadol’ (el gran sacerdote, Lev. 21:10); ‘kohen harosh’ (sacerdote principal/primero, Jer. 52:24); ‘hakkohen hammashíah’ (el sacerdote ungido, Lv. 4:3); o ‘hakkohen’ (el sacerdote, Ex. 31:10).

El término hebreo ‘kohen’ (sacerdote) indica una persona que está firme ante Dios, mediando entre Él y el hombre. La etimología del vocablo ‘kohen’ es incierta, pero probablemente tiene relación con el verbo hebreo ‘kun’ (ser/estar firme).6

Los significados de la expresión hebrea ‘hakkohen haggadol’ (el gran sacerdote) son llevados al equivalente griego ‘archiereus’. ¿Cómo traducirlo?

-         La RV 1909 y la traducción de ‘archiereus’.

En cuanto al cambio propuesto señalamos que la traducción ‘gran o sumo sacerdote’ ya se usa en RV 1909. Veamos: La RV 1909 ya tiene la traducción ‘el gran sacerdote’ en: Núm. 35:25, 28; Neh. 3:1; 2a Crón. 34:9; Jos. 20:6. La RV 1909 ya tiene la traducción ‘sumo sacerdote’ en: Lev. 21:10. Asimismo en el Nuevo Testamento la RV 1909 ya tiene la traducción ‘sumo sacerdote’ en muchos textos donde el vocablo ‘archiereus’ aparece, por ejemplo en Mar. 14:47. 

No es, pues, en todos los casos donde se halla ‘archiereus’ en el original, que en la RV 1909 aparece la traducción ‘pontífice’. Pero cuando aparece tal traducción - como en la carta a los Hebreos -es con una intención teológica determinada: afirmar y enfatizar el oficio Divino de Cristo como Mediador Único entre Dios y los hombres. Y al mismo tiempo para distinguir entre el oficio sacerdotal de hombres flacos y el sacerdocio Divino de Cristo.

Esto vemos claramente en los siguientes textos donde aparece la palabra griega ‘archiereus’:

. Heb. 4:14 => “…teniendo un gran Pontífice…Jesús, el Hijo de Dios…”

. Heb. 5:5a => “…Cristo no se glorificó a sí mismo haciéndose Pontífice…”

. Heb. 5:10 => “Nombrado de Dios Pontífice…”

. Heb. 7:26 => “Porque tal Pontífice nos convenía: santo, inocente, limpio, apartado de…”

. Heb. 8:1  =>  “…Tenemos tal Pontífice que se asentó a la diestra del trono…”

Comparar Heb. 7:27; 9:7, 14; 10:21, diferenciando cuándo se trata de Cristo y cuando del hombre.

Teniendo el idioma español un término específico como ‘pontífice’ para indicar y distinguir el oficio sacerdotal de Cristo, consideramos que es grave error introducir un cambio del mismo.

 

-         La palabra española ‘pontífice’

Esta palabra ‘pontífice’ proviene del latín ‘pontifex’. El origen del vocablo latín ‘pontifex’ es incierto, pero está claro que se compone -del lat. ‘pons’ (puente) y ‘facio’ (hacer, realizar, efectuar, formar, causar, preparar)-, lo cual indica una persona que ‘hace de puente’. Esto es lo que Cristo -Heb. 3:1- efectúa para con el pecador perdido: como Mediador único y santo es El que efectúa la posibilidad para el hombre de volver a Dios. Por eso el término ‘pontífice’ expresa exactamente el Oficio santo de nuestro Salvador.

 

En cuanto al argumento que en ambiente católico romano la palabra ‘pontífice’ se pudiese confundir con el papa puede decirse que lo mismo se aplica en cuanto al término ‘sacerdote’, ya que -como se sabe- en muchos lugares de habla hispana el clero/clérigo de la Iglesia católica romana es mencionado como ‘sacerdote’. Por lo tanto el argumento de evitar confusión no es válido. Además, la carta a los Hebreos en su totalidad, y el texto de Heb. 3:1 en particular, afirman claramente que el único y verdadero Pontífice es Cristo y no el papa.7

 

 

·       La traducción ‘salud’ en la RV 19098

Como otro ejemplo de cambios propuestos en la traducción se considera la palabra griega ‘soteria’/‘soterion’, traducido en la RV 1909 como ‘salud’. Estos vocablos griegos derivan del verbo ‘sozo’: salvar, preservar, curar, guardar de muerte, mantener en vida.

El artículo afirma que en la mayoría de las obras lexicográficas griegas las palabras mencionadas son definidas como ‘liberación’, ‘salvación’ y ‘el que salva/libera’, pero solamente dos diccionarios se mencionan (p. 21).9

 

-         Aspectos semánticos del término ‘soteria’.

Miremos lo que dice la amplia obra lexicográfica del griego clásico de Liddell & Scott10 para obtener una impresión más completa del significado de ‘soteria’. Vemos que además de los significados de salvación y liberación, este término tiene distintos aspectos semánticos como: redención, preservación, mantención, seguridad, bienestar, salud (física). Está claro que ‘soteria’ así abarca más que salvación/redención, puesto que también - como derivado del verbo ‘sozo’ - encierra significados como: preservar, guardar en seguridad, mantener. Según el contexto y sentido del pasaje textual, los distintos significados de ‘soteria’ se aplican. Estos aspectos semánticos de seguridad y preservación - empero - no están contenidos en la palabra ‘salvación’. Como traducción de ‘soteria’ la palabra española ‘salud’ sí puede expresar esta diversidad de sentidos de este vocablo griego. Por ejemplo:

1a Pe. 1:9, 10: “Obteniendo el fin de vuestra fe, la ‘soteria’/salud de vuestras almas.” “De la cual ‘soteria’/salud los profetas que profetizaron de la gracia que había de venir…” 

Ef. 1:13: “oyendo la Palabra de verdad, el Evangelio de vuestra ‘soteria’/salud …” 

En estos ejemplos se trata de la salvación del alma, pero además de la seguridad y preservación que esto conlleva para el alma del creyente.

El término ‘salud’ es muy amplio y además de la salvación eterna del renacido comprende otros aspectos esenciales relacionados con la vida espiritual del creyente que goza de esa ‘salud’ eterna obrada por Dios. Pues el creyente, además de la experiencia de la salvación eterna ha de vivir una vida en comunión con Dios, orando, sirviendo a Él, manifestando los frutos y dones del Espíritu, luchando contra el pecado, buscando la voluntad de Dios. Estos aspectos vitales de la vida espiritual están relacionados con el ‘crecer en salud’. Todo esto, empero, no está expresado en la palabra ‘salvación’.

 

-         La palabra ‘salud’ en el español

Ahora ¿qué en cuanto al uso actual de vocablo ‘salud’? El autor aduce que esta palabra ya no se usaría en sentido espiritual, ni sería comprendida por el lector de habla hispana hoy en día. Además daría lugar a confusión con el sentido de ‘salud física.’ Para probar tal afirmación refiere a la definición de ‘salud’ ofrecida en el Diccionario de la Lengua Española.11 De esta fuente menciona especialmente la 5ta acepción dada, descartándola como ‘un 5to significado algo oscuro: salvación; consecución de la gloria eterna’ (p. 22).12 Se trata aquí de una cita incompleta, porque pasa por alto que esta fuente da como 4ta acepción de ‘salud’: ‘estado de gracia espiritual’. Creemos que esto muestra que en fuentes autoritativas actuales como el mencionado diccionario de la RAE la palabra ‘salud’ se menciona con significado y contenido ‘espiritual’.13

El autor aduce que la palabra ‘salvación’ debería reemplazar el vocablo ‘salud’, por ser más clara y precisa. Evidentemente no ha visto que lo que él, referente a ‘salud’, ha descartado como ‘significado oscuro’, en el mismo diccionario de la RAE se repite para definir la palabra ‘salvación’.14  

 

-         Efesios 5:23.

Solamente este ejemplo se menciona con respecto a ‘salud’. Se aduce que la traducción ‘salud’ aquí daría lugar a confusión con el concepto ‘salud física’. Pero el lector observa que el contexto inmediato de este texto enseña claramente que se trata de la salud espiritual del Cuerpo de Cristo, la Iglesia. Es justamente en este pasaje de Ef. 5 donde se enseña sobre la relación entre Cristo y la Iglesia (vers. 25-27).

 

-         La palabra hebrea ‘yeshua’ y la traducción ‘salud’ en el Antiguo Testamento.

Cabe preguntar aquí por qué el autor solamente trata la palabra griega ‘soteria’/’soterion’ traducido en la RV 1909 como ‘salud’. Lo que hay que decir en cuanto al vocablo español ‘salud’ en la RV 1909 vale tanto para el A.T. como para el N.T.

En el A.T. la palabra ‘salud’ aparece frecuentemente como traducción del término hebreo ‘yeshua’. Esta palabra ‘yeshua’ significa: salud, salvación, redención, bienestar, felicidad, seguridad, preservación, socorro/ayuda. La palabra ‘yeshua’ deriva del verbo hebreo ‘yasha’: salvar, redimir, rescatar, dar seguridad/salud/bienestar. Ahora bien, este verbo ‘yasha’ y sus derivados ‘yeshua’ y ‘teshua’ (salvación/salud eterna) muchas veces tienen un claro uso y significado espiritual en el A.T. Se usan especialmente para describir la salvación, el bien espiritual. Por lo tanto son considerados como términos teológicos importantes. Del concepto ‘yeshua’/salud/salvación proviene el nombre mesiánico de nuestro Señor: ‘Yeshuá’=Jesús. Por estas connotaciones espirituales profundas el término ‘yeshua’ debe traducirse con sumo cuidado. 

Miremos algunos ejemplos en el A.T.

-   Isaías 12.

En este precioso ‘cántico de los redimidos’ aparece 3 veces la palabra hebrea ‘yeshua’: “He aquí, Dios es mi ‘yeshua’/salud…” “Jehová, el cual ha sido ‘yeshua’ para mi …” “Sacaréis aguas con gozo de las fuentes de la ‘yeshua’…” (vers. 2, 3). En todas las veces que aquí aparece ‘yeshua’ refiere a la salvación futura, total, perfecta con implicaciones y connotaciones teológicas de seguridad y preservación eterna del creyente. Esto demanda una traducción total que exprese todos estos significados contenidos en la palabra ‘yeshua’. El vocablo ‘salud’ es el que sirve para cubrir esta demanda en la traducción.

-   Salmo 62.

“En Dios solamente está acallada mi alma, de Él es mi ‘yeshua’…” (vs.1).

“El solamente es mi fuerte y mi ‘yeshua’…”  (vs.2a, 6a).

“En Dios está mi ‘yesha’/salvación y mi gloria…” (vs. 7a). Aquí aparece la palabra paralela ‘yesha’, que con la traducción ‘salvación’ puede distinguirse de ‘yeshua’/‘salud’.

 

-   Éxodo 14:13.

“…No temáis… y ved la ‘yeshua’ de Jehová…”  Aquí ‘yeshua’ refiere al socorro de parte de Dios, pero va mucho más allá de la salvación del momento de peligro, apuntando al estado espiritual del alma en angustia. La traducción completa de ‘yeshua’ en ese significado y uso más amplio es ‘salud’.

 

En base a lo que antecede, consideramos que tal traducción de ‘salud’ debe mantenerse en la RV 1909. Además señalamos que la omisión total del A.T. y los términos hebreos pertinentes muestra que la forma de tratar este punto tan importante es muy incompleta.

 

 

·       Ajuste gramatical.  Salmo 35:9

“Y gócese mi alma en Jehova…”

Aquí se trataría de un cambio necesario en la RV 1909 para ajustar el tiempo o modo verbal al texto original (p.21). El autor aduce que la forma verbal en tiempo imperfecto generalmente indica acción futura. En base a tal afirmación errónea se cambió la traducción del texto hebreo ‘nafshi tagil baJHWH’ (“Y gócese mi alma en Jehová…”) por ‘Mi alma se gozará en Jehová’. Pero el (así llamado) imperfecto hebreo de ninguna manera puede considerarse generalmente con significado de futuro, y menos al tratarse -como en este caso- de un texto poético. Justamente en poesía hebrea el trato y la traducción correcta de las formas y los modos verbales es algo sumamente difícil y complejo y requiere mucho estudio y cuidado. El imperfecto hebreo -teniendo en cuenta el contexto y otros aspectos relacionados con la forma verbal- puede tener significados muy diversos como de: pasado, pasado durativo, presente durativo, presente futuro, cohortativo como también modo volitivo, imperativo/yusivo.

Algunos ejemplos muestran la traducción diversa del imperfecto hebreo:

-  El imperfecto con significado/sentido de duración activa => Gen. 37:15, ‘ma tebaqqesh’ = ¿que buscas? y 1a Sam. 1:8 ‘lameh tibhki’ = ¿por qué lloras?

-  El imperfecto con significado de pasado durativo/repetitivo  => Job 1:5 ‘kakha ya`aseh iyyob’ = así/ de este modo hacía Job…

-  El imperfecto como modo volitivo =>  ‘ya`abhor’ = que pase.

Por ello, en cuanto al Sal. 35:9a no puede decirse que se debe traducir con un futuro, ni puede considerarse errónea la traducción RV 1909 ‘Gócese’ del imperfecto hebreo ‘tagil’.

La traducción ‘gócese’ refiere a la experiencia actual del creyente que se goza en su Dios y al mismo tiempo apunta al gozo eterno futural con el Señor. Una forma verbal en futuro no puede abarcar ambos aspectos temporales tal como lo expresa ‘gócese’.    

 

 

2.   Cambios en ortografía y sintaxis

 

En segundo lugar, la revisión comprendería en gran parte cambios relacionados con el idioma español: ortografía, sintaxis, formas lingüísticas, etc. A pesar que muchos cambios anunciados serían de este tipo, el autor se atiene a tratar solamente los enclíticos, dejando al lector con la pregunta cómo se introducirían otros ejemplos de cambios pertenecientes a esta categoría.

 

·       Los pronombres enclíticos

-         Cuestión gramatical y de estilo lingüístico

Es notable la desproporcionalidad en cuanto al trato de este punto al cual dedica el 40% del artículo (5 Págs. de las 12 en total). No se entiende esto, siendo que el punto de los pronombres enclíticos es el de menor importancia teológica, puesto que se trata de una cuestión de carácter gramatical y de estilo lingüístico. 

-         Supuesta ‘anomalía’

No es correcto hablar de ‘anomalía’, siendo que el pronombre enclítico es un uso sintáctico característico del período de la RV 1909.

-         Los pronombres personales enclíticos y lengua escrita

En la Gramática de la Lengua Española de E.A. Llorach, publicación de la Real Academia Española (RAE), este autor escribe, entre otras cosas, lo siguiente sobre el uso de los pronombres personales átonos15 del verbo:16 ‘El uso actual prefiere la proclisis con las formas verbales personales, menos el imperativo […]. En la lengua escrita, y en zonas dialectales, perdura el empleo de la enclisis cuando la forma verbal viene tras la pausa.’ Algunos ejemplos siguen: ‘Vanse las leyendas; O, mejor, entróse en ella…17

Está claro que en la RV 1909 tenemos que ver con lengua escrita y no con lenguaje común.

Lo escrito por Greendyk sobre los pronombres enclíticos tiene que ver en primer lugar con la lengua actual, común y hablada, y por lo tanto consideramos que no debería aplicarse de este modo al texto escrito de la Biblia.

 

 

3.   Fidelidad doctrinal.  Salmo 37:7.

El último párrafo del artículo trata un punto sumamente importante: la fidelidad doctrinal que haría necesaria una revisión (según indica el subtítulo del párrafo en cuestión, p. 28, 29). Aquí se esperaría mención de los casos donde la RV 1909 requiriese mejoría y/o corrección de errores doctrinales, o mención de los casos donde la traducción requiriese mayor fidelidad al texto original. Según el autor serían relativamente pocos los casos, y por eso se atiene a aducir un solo ejemplo para fundamentar su afirmación.

La traducción RV 1909 “Calla a Jehová…” (Sal. 37:7a) debería cambiarse por: “Calla ante Jehová…”. 

El autor sostiene que ‘los diccionarios hebreos concuerdan en que la palabra traducida como ‘calla’ se define como: estar quieto/callado, guardar silencio, callar.’ (p. 29), pero esto es una afirmación incorrecta. ¡Al contrario! En el Salmo 37:7a - ‘Dom lJHWH…calla a Jehová…’ - se trata de una forma verbal no usual y difícil en cuanto a su derivación.     

En primer lugar cabe aquí preguntar de qué verbo hebreo se trata. No es tan fácil descubrir esto. ¿Se trata del verbo dmh II (aquietarse, Sal. 62:2, 6; 65:2; pasivo: ser callado), de dmh III (callar, dejar de existir), del verbo dwm (a/callar), o del verbo dmm I (callar, hablar bajo, detenerse, Jos.10:12, tener quietud, Lam.2:18; mantenerse quieto, callado)?18 En base a hebreo es difícil ver de qué verbo se trata, habiendo varias posibilidades en este caso del Salmo 37:7a, siendo aquí lo más probable que se trate de una forma del verbo ‘dmm’ (callar, mantenerse quieto, Lev.10:3c).  

El autor no indica de qué verbo hebreo se trata en el ejemplo mencionado, ni menciona la formación radical del verbo, tan importante para llegar a la traducción correcta de la forma verbal en cuestión.

Partiendo de la base de que, en el Salmo 37:7, se trata del verbo ‘dmh’ ‘dwm’ o ‘dmm’ descubrimos que los diccionarios no están de acuerdo entre ellos en cuanto a la traducción de estos verbos. Además, al afirmar que ‘los diccionarios hebreos’ concuerdan en determinada traducción, no puede bastar con mencionar solamente la obra de Brown, Driver, Briggs. Necesita hacer mención aquí de otras obras lexicográficas de autoridad y considerar las traducciones que en ellas se ofrecen.

Por otra parte, creemos que el ejemplo mencionado no es adecuado como prueba/muestra que el propuesto cambio -‘calla ante Jehová’ reemplazando a ‘calla a Jehová’- asegure fidelidad doctrinal en la traducción. 

Creemos que cuando se trata de puntos de tanta importancia y delicadeza - como es el de ‘asegurar fidelidad doctrinal en la traducción’ - se deben aducir argumentos sólidos y bien fundados. No podemos aceptar menos, pues ¡se trata de la traducción de la Palabra de Dios! 

 

 

Conclusión:

1.     Consideramos que este artículo incompleto -por su escasez de ejemplos y por no tratar el A.T., salvo 2 textos de Salmos- no permite que el lector esté adecuadamente informado acerca de lo que la revisión a la RV 1909 implicaría.

2.     En base a lo visto no podemos aceptar los cambios propuestos, pues entendemos que no son correctos, ni necesarios.

3.     Creemos que el estudio profundo de las lenguas bíblicas y análisis lingüístico del texto bíblico original -imprescindible para toda obra de traducción bíblica- así como amplios estudios sobre el idioma receptor, debería ocupar un lugar central en los estudios relacionados con las versiones bíblicas. Los resultados de tales estudios deberían ser publicados, para así probar y demostrar la supuesta necesidad de una revisión de la RV 1909.

4.     En base a lo hemos considerado no podemos aceptar la revisión propuesta porque:

  • No queda en claro, qué método de traducción se trabaja y cuáles son los criterios de trabajo.

  • Los argumentos aducidos y los ejemplos mencionados no son convincentes para probar la necesidad de una revisión.

  • Se introducen errores evidentes en la revisión (Cf. ad 2 supra). Estos son de carácter gramatical y/o lingüístico, pero además afectan el contenido bíblico.

  • Al no expresar lo que el texto bíblico realmente dice, en ciertos aspectos/casos estos errores llegan a afectar la Obra y/o la Persona del Señor Jesucristo.

 

 
Inicio - Home

 

 

 

1 W. Greendyk, Quarterly Record, 580, julio-sept., 2007, p. 18-30. Véase la traducción española de este artículo: “¿Por qué consideramos necesaria una Revisión a la Biblia Reina-Valera 1909 de la Sociedad Bíblica Trinitaria?”, Sociedad Bíblica Trinitaria, http://www.sociedadbíblicatrinitaria.org/Proyecto_Revisión_RV1909.pdf (11 agosto 2010).

2 D.P. Rowland, Secretario general de la TBS, Quarterly Record, 580, 2007, p. 17.

3 Cuanto mucho, la SBT por un período determinado puede haber tenido un derecho de publicación de esta versión. 

4 La versión española del articulo expresa: “Los únicos casos en los que se están haciendo modificaciones a la traducción son aquellos en que se han detectado desviaciones específicas con respecto al texto hebreo o griego original, o donde la palabra española utilizada en un versículo en particular ha pasado a tener un significado esencialmente diferente, y da lugar a una posible interpretación confusa del pasaje en cuestión.”

5 El hebreo ‘kohen’ (= sacerdote).

6 El historiador judío Flavio Josefo afirma que el título de ‘archiereus’ se limita a los que verdaderamente tenían o habían tenido el oficio de ‘Gran Sacerdote’ (hebreo: kohen haggadol). Fl. Josefo, Antigüedades Judías, 11, 5,4,

7 Por otra parte: Creemos que el Señor ha dado a Su Iglesia pastores y otros hermanos para enseñar a la hermandad, donde se requiera explicar/aclarar el significado de las palabras que se hallan en la Palabra. Es un error no tener en cuenta aquí la gran importancia de los Dones del Espíritu Santo que Dios ha dado para la vida, instrucción y edificación de Su Iglesia.  

8 Debe considerarse aquí especialmente el estudio ‘Salud y salvación’ escrito por el hno. Mario Virgolini, 2007.

9 El de W. Bauer y el de J. Thayer.

10 H.G. Liddell & R. Scott, A Greek English Lexicon, Oxford, 1973, p. 1751.

11 Diccionario de la Lengua Española, publicado por la Real Academia Española (RAE), Madrid, 2001, Vol. 2, p. 2017.

12 Además apoya su afirmación en una ‘consulta on-line’ con un miembro de la RAE. Al tratarse de la traducción del texto bíblico creemos que tales consultas son inadecuados e insuficientes, puesto que se requiere un estudio profundo y detenido, tanto del texto original como del idioma receptor (en este caso: español).

13 Asimismo el Diccionario Manual e ilustrado de la Lengua Española de la RAE define la palabra ‘salud’ como: ‘estado de gracia espiritual’ y ‘salvación’ (3ra y 4ta acepción).

14 La 2da definición dada ad ‘salvación’ es: ‘consecución de la gloria y bienaventuranza eterna’ (op. cit. p. 2017).

15 Se trata de partículas átonas que se unen al verbo en proclisis (se figuran) o unidos en enclisis (figúranse).

16 E.A. Llorach, Gramática de la Lengua Española, Real Academia Española, Espasa, Madrid, 2000, p. 246, 247.

17 Miquel de Unamuno, Paisajes del alma, Madrid, 1986, p. 145, 118.

18 La dificultad se hace mayor por tratarse de verbos que tienen sus homógrafos (verbos de igual forma escrita, pero con distinto significado) indicados en los diccionarios hebreos con los núm. I, II, III, etc.