SÍNTESIS de PRÁCTICAS

Inicio - Home

Por Armando Di Pardo


© Copyright 2002, Adelphia.  www.philadelphos.org
Esta página y todos sus contenidos se encuentran registrados y no puede ninguna parte de ellos ser almacenada en BBS o sitios de Internet sin el permiso expreso del editor. Ninguno de los textos pueden ser reproducidos total o parcialmente con fines comerciales. Pueden ser enviados gratuitamente por correo electrónico, siempre que se deje intacto su contenido, sin ningún agregado ni omisión, y se haga mención expresa del autor y la fuente.

 

"Lo que era desde el principio...Lo que hemos visto y oído, eso os anunciamos, para que también vosotros tengáis comunión con nosotros: y nuestra comunión verdaderamente es con el Padre, y con su Hijo Jesucristo" (1ª Jn. 1:1,3).


"Amados, no creáis a todo Espíritu, sino probad los espíritus si son de Dios; porque muchos falsos profetas son salidos en el mundo. En esto conoced el Espíritu de Dios: todo Espíritu que confiesa que Jesucristo es venido en carne es de Dios: Y todo Espíritu que no confiesa que Jesucristo es venido en carne, no es de Dios; y éste es el Espíritu del Anticristo, del cual vosotros habéis oído que ha de venir, y que ahora ya está en el mundo" (1ª Jn. 4:1-3)


"Cualquiera que se rebela, y no persevera en la doctrina de Cristo, no tiene a Dios: el que persevera en la doctrina de Cristo, el tal tiene al Padre y al Hijo. Si alguno viene a vosotros, y no trae esta doctrina, no le recibáis en casa, ni le digáis ¡bienvenido!" (2ª Jn. 9,10)


"Mas aún si nosotros o un ángel del cielo os anunciare otro evangelio del que hemos anunciado, sea anatema. Como antes hemos dicho, también ahora decimos otra vez: SI ALGUNO OS ANUNCIARE OTRO EVANGELIO DEL QUE HABÉIS RECIBIDO, SEA ANATEMA" (Ga. 1:8-9)

 

ÍNDICE

Capítulo III       DE LA FORMA DE GOBIERNO


Capítulo IV       DE LOS MIEMBROS DE LA IGLESIA


Capítulo V        DE LOS OFICIALES DE LA IGLESIA


Capítulo VI       DE LOS EVANGELISTAS MISIONEROS


Capítulo VII      DE LA ORDENACIÓN DE PASTORES, DIÁCONOS Y EVANGELISTAS; Y DE LA DURACIÓN EN LOS MINISTERIOS


Capítulo VIII     DE LAS ASAMBLEAS DELIBERATIVAS


Capítulo IX       DEL LUGAR Y ACCIÓN DE LAS HERMANAS EN LA IGLESIA


Capítulo X        DEL SOSTÉN Y PATRIMONIO DE LA IGLESIA


Capítulo XI       DE LAS IGLESIAS LOCALES; SU RELACIÓN Y SU COOPERACIÓN


Capítulo XII      DE LA PARTICIPACIÓN EN CONGRESOS, ASAMBLEAS, CONVENCIONES O CONCILIOS, CON OTRAS IGLESIAS DEL PAÍS O DEL EXTRANJERO

 

 

Capítulo III
DE LA FORMA DE GOBIERNO
 
LA IGLESIA CRISTIANA EVANGÉLICA, se rige por la forma TEOCRÁTICA, BÍBLICA Y CONGREGACIONAL de gobierno.

  1. TEOCRÁTICA, porque la Santísima Trinidad es quien Señorea en ella, gobernándola según la Santísima y Amorosa Voluntad de Dios, el Padre de todos; del Señor Jesucristo su Fundador, Principal Funda­mento, Cabeza y Pontífice único. Esposo y Señor de la Iglesia; y de Dios el Espíritu Santo, único Vicario de Cristo Jesús en la tierra, a quien glorifica formando y cuidando la Iglesia, dando renacimiento, dones espirituales, revelación, crecimiento y santificación, a cada uno de sus miembrosJuan 6:37-46, 57; 10:29-30; 14:8-21; cap. 17; 1° Juan 3:1; Mateo 16:13-19; Efesios 2:20; 1:17-23; 5:25-32; Hebreos caps. 7 y 8; Juan 16:7-15; Efesios 1:13; 2:18; 4:3-16, 30; Gálatas 5:22, 25

  2. BÍBLICA, por cuanto el Gobierno de Dios se hace efectivo en la Iglesia, por la subordinación de todos sus miembros a las enseñanzas estatuidas en las Sagradas Escrituras y en especial al Nuevo Testamento, por ser la Santa Biblia su única autoridad y regla en materia de fe, doctrina, prácticas y disciplinaJuan 14:23-26; 15:7-15; Hebreos 4:12-13; Efesios 6:17; Romanos 10:17; 1° Timoteo 3:14-16; Colosenses 4:16; 1° Tesalonicenses 5:27; 2° Tesalonicenses 2:15-17; 3:14-18; 2° Timoteo 3:15-17; 2° Pedro 1:19-21; 2° Juan 5-11(Ver Capítulo II, Art. 2° "La Santa Biblia") 

  3. CONGREGACIONAL, porque en ella no hay Jerarquías ecle­siásticas ni humanas. La autoridad, como un todo, reside en el Cuerpo pleno de la Iglesia, quien trata y resuelve todos sus asuntos constituida a tal fin como ASAMBLEA DELIBERATIVA, integrada por todos los miembros de la Iglesia en plena comunión, teniendo cada uno voz y voto, debiendo ajustar todas sus decisiones a la Voluntad de Dios en conformi­dad con las Sagradas Escrituras.Mateo 20:25-26; 23:8-12; Hechos 1:15-26; 6:1-7; 11:27-30; 13:1-4; 15:1-32; 2° Tesalonicenses 3:13-18;Mateo, 18:15-17; 1° Corintios 5:1 a 6:7; 2° Corintios 2:1-11 (Ver Capítulo VIII: "De las Asambleas Deliberativas")
     

Capítulo IV
DE LOS MIEMBROS DE LA IGLESIA

1°)  Para ingresar como miembro de la IGLESIA CRISTIANA EVANGÉLICA, en plena comunión, se requiere:

  1. Hacer pública profesión de arrepentimiento de pecados y fe en la persona y obra del Señor Jesucristo como Salvador personal único y todo suficiente, siendo así renacido por el Espíritu Santo. Marcos 1:14-15; Lucas 24:47; Juan 1: 12-13 y 3- 1 a 18; Romanos 10:8-10

  2. Cumplir un breve curso de Doctrina Cristiana en los temas que constituyen los "PRINCIPIOS FUNDAMENTALES DEL CRISTIANISMO EVANGÉLICO", a fin de ser hecho consciente de las doctrinas, deberes cristianos, normas de conducta, responsabilidades y privilegios, en conformidad a lo estatuido en el Nuevo Testamento, y ser bautizado luego por inmersión en agua, de conformidad al ejemplo y al mandato del Señor Jesucristo. Mateo 28:18 a 20; Hechos 11:21 a 26; Hechos 17:10 a 12; Juan 5:39, 46, 47; Hechos 18:7 a 11; 1ª Corintios 11: 23 a 32; 1° Pedro 3: 18 a 21

  3. Por el bautismo se ingresa a la Iglesia como miembro en plena comunión, es decir, facultado para participar de la Santa Cena del Señor o Comunión Eucarística y, asimismo, facultado para integrar la ASAMBLEA DELIBERATIVA DE LA IGLESIA, donde tendrá voz y voto. Hechos 2:41-42; Hechos 6:1 a 6. (Ver cap. II, art. 18, "Del Bautismo", y cap. VIII, "De las Asambleas Deliberativas")

  4. Llenar su ficha del "REGISTRO DE MIEMBROS", supliendo sus datos personales: edad, nacionalidad, estado civil, profesión, fecha de bautismo, fecha del Acta en que consta su recepción como miembro en plena comunión, domicilio, teléfono y observaciones varias, etc.

 

2°)  También podrán ser recibidos como miembros en plena comunión, cristianos evangélicos bautizados en otras Iglesias Cristianas Evangélicas, previa presentación de credenciales o carta de transferencia y/o previo reconocimiento de sus doctrinas por parte del Consejo de Pastores y Diáconos ordenados, a cuya recomendación, aprobará la recepción e ingreso la Asamblea Deliberativa de la Iglesia, procediéndose luego a cumplimentarla información requerida por el Registro de Miembros.

Hechos 18:24 a 28; Hechos 8:14 a 17 y 19: 1 a 7

3°)  Cada miembro de la Iglesia, por la operación del Espíritu Santo, ha recibido dones espirituales que debe despertar, desarrollar y dispensar plenamente a sus hermanos en la fe, sin contiendas ni vanagloria, sino en amor y humildad, amándose entrañable y fervientemente, sirviéndose y sobrellevándose los unos a los otros.
 
Romanos cap. 12; 1ª Corintios cap. 12 a cap. 14; Gálatas 6:1 a 11; 1ª Tesalonicenses 5:15 a 25;
1ª Pedro 2:1 a 25; 1ª Pedro 5:1 a 11; 1ª Pedro 4:7 a 11

4°)  Todos los miembros de la Iglesia, deben reconocer, obedecer y honrar a los pastores y diáconos, evangelistas, profetas y doctores que los presiden en el Señor, ministran, enseñan, amonestan y velan por ellos.

Hebreos 13:17; 1ª Tesalonicenses 5:12-14; 1ª Timoteo 5:17-18; 1ª Pedro 5:5; 1ª Corintios 16:15-16
 

Inicio - Home

Capítulo V
DE LOS OFICIALES DE LA IGLESIA


 1°) Del Consejo de Pastores y Diáconos.
Siendo Dios un Dios de Orden, la Iglesia Cristiana Evangélica debe ser una manifestación plena del Orden Divino, al par que un Testimonio Puro a la Verdad de la Biblia.
Es por ello que Dios, el Espíritu Santo, concede dones espirituales de PASTORES y DIÁCONOS, oficios éstos necesarios para la buena marcha y pleno desarrollo de la vida espiritual de la Iglesia y para que sus Cultos de adoración y predicación. Comunión Eucarística o Santa Cena del Señor, Asambleas Deliberativas y actividades educativas y de edifi­cación; así como la economía y mayordomía, obras de ayuda fraternal, etc., estén presididas solícita, digna e idóneamente, siendo así pastoreada y administrada la Iglesia conforme en un todo con la Voluntad de Dios y las Sagradas Escrituras.

Salmo 107:31 -32; Filipenses 1:1; 1° Corintios 12:28; Efesios 4:11,12

 
2°) De los Pastores.
Según el Nuevo Testamento, "Pastor, Anciano, Presbítero, Obispo, Ministro", son todos distintos nombres para significar un solo y mismo oficio espiritual.


Efesios 4:11; Hechos 20:17 y 28; 1° Timoteo 5:17-19; 1° Timoteo 4:14; 3:1-2; 1° Corintios 4:1-2; Colosenses 1:23-25; Tito 1:5 y 7

No constituye el Pastorado una "Jerarquía" o "Casta". En la Iglesia Cristiana Evangélica no existe otro Señor que el Señor Jesucristo.

 
Mateo 20:25-28; 23:8-12; Marcos 9:33-35; Juan 13:13-17; Lucas 22:24-27; 1° Pedro 5:1-4; 3° Epístola de Juan

Corresponde a los Pastores la predicación de la Palabra de Dios, la administración de las Ordenanzas del Bautismo y la Cena del Señor (aunque esto no con carácter privativo, pues podrán predicar otros miem­bros del cuerpo que posean el "don" de profetizar; además, los Diáconos e inclusive otros hermanos calificados espiritualmente podrán adminis­trar las Ordenanzas en casos especiales (1° Corintios 14:1, 26, 33; Hechos 2:46; 8:5-17. Comparar 1° Corintios 1:13-17; Hechos 10:48) presidir las Asambleas Deliberativas y apacentar el re­baño velando y orando por sus miembros; corregir toda clase de error en doctrina o práctica y actuar en un todo conforme con la Voluntad del Dueño de la Heredad el Señor Jesucristo, y en un todo de acuerdo con las Sagradas Escrituras en salvaguardia y atalaya constante de la pureza de la fe y doctrina, siendo dechados de la Grey en la promoción de la vida espiritual, amorosa, caritativa y santa de sus miembros.

Lucas 12:42-48; Hechos 20:17-19, 28 a 32; 1° Timoteo 5:17; Tito 1:7-12, 2:1-15; 2° Timoteo 2:15; 1° Timoteo 4:6-16; 1° Pedro 5:1-4

 
"Palabra fiel; Si alguno apetece obispado, buena obra desea. Con­viene, pues, que el obispo sea irreprensible, marido de una mujer, solícito, templado, compuesto, hospedador, apto para enseñar; no amador del vino, no heridor, no codicioso de torpes ganancias, sino moderado, no litigioso, ajeno de avaricia; que gobierne bien su casa, que tenga sus hijos en sujeción con toda honestidad (porque el que no sabe gobernar su casa ¿cómo cuidará de la Iglesia de Dios? No un neófito, porque inflándose no caiga enjuicio del diablo. También conviene que tenga buen testimo­nio de los extraños, porque no caiga en afrenta y lazo del diablo". 1° Timoteo 3:1-7, ver además Tito 1:4-16.
 
3°) De los Diáconos.
También llamados "Ayudas", son servidores de la Iglesia que se ocupan específicamente de las cuestiones temporales de administración, economía y finanzas, sostén pastoral y ayuda fraternal; como asimismo del cuidado de los bienes muebles e inmuebles pudiendo desde luego predicar y enseñar, si para ello tienen dones espirituales además del de Diácono.
Así como las tareas de los Pastores son eminentemente espirituales, las de los Diáconos son eminentemente seculares, aunque siempre deben estar imbuidas del Espíritu de Cristo y de humildad, consagración, cari­dad y eficiencia.

Hechos 6:1-8; Romanos 16:1; 1° Timoteo 3:8-13.

"Los diáconos, asimismo, deben ser honestos, no bilingües, no dados a mucho vino, no amadores de torpes ganancias;
Que tengan el misterio de la fe con limpia conciencia.”
"Y éstos también sean antes probados; y así ministren, si fueren sin crimen.”
"Las mujeres, asimismo, honestas, no detractoras, templadas, fieles en todo.”
"Los diáconos sean maridos de una mujer, que gobiernen bien sus hijos y sus casas". (1° Timoteo 3:8-13).

(Diaconisas: Ver Capítulo IX, Art. 2° inciso 3)
 
4°) De la integración del Consejo de Pastores y Diáconos. Para integrar el Consejo de Pastores y Diáconos, se requiere:

  1. Ser miembro en plena comunión de la Iglesia Cristiana Evangélica y gozar de buen testimonio en la vida pública y privada. 1° Corintios 12:27-28; 1° Timoteo 5:22; 1° Timoteo 3:10; Hechos 14:21-24; Hechos 6:1-7; Hechos 16:1-3

  2. Poseer los dones espirituales necesarios, ser llamado por el Espíritu Santo para tales oficios, completar una preparación bíblica sólida y general, imprescindibles para su buen ejercicio, poseer vocación, consagración y experiencia espiritual, verdaderas sin todo lo cual no pueden desempeñarse con eficacia tan honrosos ministerios. Mateo 9:35-38; Hebreos 5:4; 1° Corintios 12:4-11, 27, 28; Efesios 4:7-16; 2° Timoteo 2:1-7, 15-26; Hechos 20:24, 28; Tito 1:7-11

 

5°) De los deberes y atribuciones del Consejo de Pastores y Diáconos.
Son deberes y atribuciones del Consejo de Pastores y Diáconos:

  1. Dirigir, presidir y administrar la Iglesia en todas sus actividades 1° Pedro 4:10-11; Hebreos 13:17; 1° Tesalonicenses 5:12-13; Romanos 12:5-21; 1° Timoteo 5:17

  2. Considerar todos los asuntos relativos a la marcha de la obra y convocar a la Asamblea Deliberativa de la Iglesia para su consideración y aprobación final.  Hechos 6:1,2; 14:26-28; 15:1-6, 22, 30

  3. VELAR -Y TANTO MAS EN ESTOS TIEMPOS DE APOSTASÍA- porque la enseñanza de la Santa Biblia sea ministrada en toda su pureza y en manera eficaz a los miembros de la Iglesia, a los aspirantes a miembros, a los estudiantes aspirantes al Pastorado u otros oficios espir­ituales (Evangelistas Misioneros, Diáconos, Preceptores de niños o jóvenes instructores de las clases bíblicas para la Escuela Dominical, líderes para actividades juveniles y femeniles, etc.).  Mateo 7:15; Mateo 24:23-25; Hechos 20:16-38; 2° Corintios 4:1 a 5; 2° Corintios 10:1 a 11:15; Gálatas 1:1 a 12;,Efesios 4:11 a 16; 1° Timoteo 3:8 a 10 y 4:11 a 16; 2° Timoteo 2:1 a 3, 15 a 26; 2° Timoteo 4:1 a 5; Tito 1:5 a 2:1 y 6-12; 2° Juan 6 a 11; Apocalipsis 22:18 a 21

  4. Ejercer la representación legal de la Iglesia ante las autoridades nacionales como ante otras Iglesias locales, Concilios Nacionales o Internacionales de Iglesias Cristianas Evangélicas, designando a tal efecto a dos de sus miembros o más si así lo estimaren conveniente. Hechos 15:23 a 35; Hechos 11: 19 a 30; 2° Corintios 8:16 a 24
     

 
6°) Del Número de Pastores y Diáconos.
Los Pastores y Diáconos que tendrá cada Iglesia Cristiana Evangélica, dependerá de la cantidad de miembros de ella dotados espiritualmente para tales ministerios.
Los Pastores pueden ser uno o varios, tocando a cada Iglesia orar y buscar la Voluntad de Dios pidiendo al Señor de la mies que le envíe los obreros que El juzgue necesarios para pastorear la congregación y minis­trar debidamente a sus necesidades espirituales.
Los Diáconos pueden ser hasta siete, si para tal oficio se cuenta con miembros en plena comunión debidamente dotados.
Si existe un solo Pastor, éste será el Presidente de la Asamblea Deliberativa de la Iglesia. Si existen dos o más Pastores se designarán Presidente 1° y 2°, etc., sólo nominalmente y al único efecto de su actua­ción cronológica para presidir la Asamblea Deliberativa, sin que ello sig­nifique en manera alguna, jerarquía de ninguna especie entre ellos.

Mateo 9:35 a 38; Efesios 4:7 a 16; Hechos 20:17 y 28; Hechos 6:1 a 6; Filipenses 1:1; Hechos 14:23; 1° Pedro 5:1 a 4

Inicio - Home 


Capítulo VI
DE LOS EVANGELISTAS MISIONEROS

Nota previa el uso del aditamento "misionero" al don de "evangelista". Es a título definitorio de un ministerio pionero, que, además de evangelizador de almas, es enseñador y plantador de Iglesias. Esto, en distinción del don de "profeta" o predicador del Evangelio, que, aunque "evange­liza", no cumple aquellas tareas. Es un vocablo reconocido y usado en todo el campo Evangélico Fundamentalista, pues, aunque no se men­ciona en las Escrituras, no las contradicen.

1°) Son Ministros del Evangelio debidamente dotados y llamados por el Espíritu Santo, a un ministerio itinerante específicamente dispuesto para abrir nuevos campos de labor, con prioridad en lugares aun vírgenes al Evangelio, o en lugares donde las masas de población no pueden ser debidamente cubiertas o ministradas por los Ministros ya existentes.

Efesios 4:11; 2° Timoteo 4:1 a 5, 9 a 13 y 20. Comparar Hechos 8:5 a 25 y 26 a 40; Hechos 25:8; Romanos 15:15 a 33

2°) Estos Ministros, designados bajo la inspiración del Espíritu Santo, son separados para tal oficio y ordenados por la oración con imposición de manos por los Pastores o Ancianos, Profetas, Doctores en la Palabra u otros Evangelistas Misioneros que puedan integrar el Presbiterio.


Hechos 13:1-2 y cap. 16:1-3; 1° Timoteo 4:14 y 2° Timoteo 1:6

3°) Serán sus tareas iniciar la predicación y hacer discípulos, doctrinar­los y bautizarlos, y en cuanto el Espíritu Santo promueva y provea las personas con los dones de Pastores y Diáconos, a los cuales suministrará adecuada preparación y enseñanza bíblica, el Evangelista Misionero procederá a constituir una nueva Iglesia Cristiana Evangélica local. Podrá pastorearla por un tiempo si fuere necesario, hasta que los Pas­tores y Diáconos completen su preparación y tomen su lugar, luego de lo cual pasará a otros campos para continuar la Obra Misionera.

Hechos 13:2 a 6 y 13-15, 48-52; Hechos 14: 1 a 7 vs. 20 a 23; Hechos 20: 17 a 32; 1° Timoteo 3:1 a 15; 4:11 a 16 y 5:1 a 22; Tito 1:1 a 11 y cap. 3: 12-13. Comparar: Efesios 4: 1 a 16

4°) Podrán asimismo reorganizar Iglesias, corrigiendo deficiencias en el campo misionero, supliendo toda falta en la organización de las Asam­bleas, en conformidad con el Nuevo Testamento.

1° Timoteo 1:1 a 7; Tito 1:1-5 y 10 a 16. Comparar 3° Epístola de Juan.


 5°) Su vocación incluye ministerio de visitación y confirmación en la fe de las Iglesias, además de un constante ministerio de oración a favor de ellas.

Hechos 15:35 a 41 y 16:4-5; Romanos 1: 7 a 16; Efesios 1: 15 a 23 y 3:14 a 21; Efesios 6:21-22; Filipenses 1:1 a 11 y 21-30;

Filipenses 2:17-30; Colosenses 1:3 a 15 y 21-25; Colosenses 4:7 a 13; 1° Tesalonicenses 1:1 a 3; 2:17 a 3:13

6°) Ministrarán, asimismo enseñanza especial para la adecuada preparación Bíblica de Evangelistas, Pastores y demás obreros espiri­tuales, sea en el seno mismo de las Iglesias como en Escuelas o Institutos Bíblicos habilitados por las Iglesias, pudiendo dedicarse por entero a tales tareas si así fueren guiados por el Espíritu Santo. Pastores con la debida aptitud para enseñar, podrán también dedicarse al ministerio de Evangelistas Misioneros, si para ello fueren dotados y llamados por el Espíritu Santo.

Romanos 12:6-7; Efesios 4:7 a 12; 1° Timoteo 4:11-13 y 5:17-18; 2° Timoteo 2:1 a 7, 15 a 19 y 22-26; Capitulo 3:10-17;
Tito 1:7 a 11. Comparar: Hechos 20:27

7°) Los Evangelistas Misioneros no constituyen una Jerarquía o Casta por encima de las Iglesias o de los Pastores, pues todos son miembros del mismo Cuerpo, cuya Única Cabeza es el Señor Jesucristo.
Su autoridad es Espiritual y se discierne por el don del Espíritu Santo que les ha sido dado para establecer el Único Imperio de la Verdad de la Santa Palabra de Dios y no otro Señorío, sino el del Señor Jesucristo.

Mateo 20:25-26; 1° Corintios 3:1 a 14 y 21:23; 1° Corintios 4:16 a 21; 2° Corintios 1:23-24 y 10:1 a 18; 1ª Pedro 5:1-4
(Comparar con Romanos 16: 3 a 7)

8) Ante la Iglesia o las Iglesias que los encomienden a la Obra del Señor, comisionen, apoyen en oración o sostengan, darán periódicamente y en la medida de lo posible, sus testimonios e informes sobre la labor, los frutos y las necesidades del campo misionero, campo que es la puerta grande para la extensión del Evangelio Del Señor Jesucristo por todo el mundo.

Hechos 14: 24 a 28. Comparar Capítulo 15:1 a 4, y 21:17 a 19.

Inicio - Home

Capítulo VII
DE LA ORDENACIÓN DE PASTORES, DIÁCONOS Y EVANGELISTAS;
Y DE LA DURACIÓN EN LOS MINISTERIOS.

1°) De la Ordenación.
Se realizará por la oración con imposición de manos, por parte de Ministros del Evangelio, significando tal imposición u ordenación, el sello del Espíritu Santo sobre tal persona y ministerio; así como la unión e identificación de la Iglesia que reconoce al ordenado y su comisión y viceversa.

Hechos 6:6; Hechos 13:1 a 4; 1° Timoteo 4:14 y 6:12


  2°) De la duración en los ministerios.
Por tratarse de dones especiales concedidos por Dios el Espíritu Santo, tanto los Pastores y Diáconos como los Evangelistas Misioneros u otros obreros y obreras espirituales, ejercerán sus ministerios en forma permanente, salvo causales fortuitas de renuncia, disciplina o interdic­ción legal.

Romanos 11:29; Comparar Hechos 20:24; 1° Corintios 12:4 a 11; 2° Timoteo 4:10.

 

Capítulo VIII
DE LAS ASAMBLEAS DELIBERATIVAS

1°)   De   su   integración,  funcionamiento y alcance de sus resoluciones.
La Asamblea Deliberativa de la Iglesia, se integra por los miembros de la misma en plena comunión, reunidos en el Nombre del Señor Jesucristo, con su Consejo de Pastores y Diáconos.
Cada miembro constituyente tiene voz y voto y las resoluciones que se adopten tienen validez legal para todo el cuerpo, debido a que, al estar así constituida, cuenta con la presencia espiritual real, dirección y autoridad del Señor Jesucristo, su Cabeza, Esposo y Señor, que la faculta para funcionar legalmente de conformidad con las Sagradas Escrituras.

Mateo 18:20; 1° Corintios  5:4-5; Hechos 6:2; Hechos 15:4; Comparar: Filipenses 1:1

La morada del Espíritu Santo en cada miembro renacido y la sumisión incondicional de éstos al Espíritu de Dios que mora en ellos, y a lo estatuido en la Santa Palabra de Dios, la Biblia, garantizará la plena manifestación de la Voluntad de Dios en cada deliberación, y la Asam­blea Deliberativa de la Iglesia cumplirá así su gran propósito, de ser el cuerpo visible para manifestar la Sabiduría, Gracia y Poder del Dios Invisible, sirviendo de instrumentalidad eficaz para el avance de la Obra Cristiana Evangélica.


Romanos 8:9-16, 26, 27; 2° Corintios 3:17; Efesios 5:6-17; Santiago 4:10; Efesios 4:29-32;
Efesios 3:10, 14 a 21; 2° Tesalonicenses 3:13-18

2°) De sus deberes y atribuciones.
Son deberes y atribuciones de la Asamblea Deliberativa de la Iglesia:

(a) Reconocer los dones espirituales, aprobar y designar a los inte­grantes del Consejo de Pastores y Diáconos, como a Evangelistas Misioneros y demás obreros y obreras necesarios en los distintos Departamentos de la Obra, preparando con toda oración tan delicadas e impor­tantes resoluciones.

Hechos 1:12-26; Hechos 6:1-7; Hechos 14:23; 2° Corintios 8:18-24.Comparar: Hechos 13:1-4

(b) Aceptar y recibir miembros nuevos, sea por bautismo o por carta de transferencia o recomendación

 
Hechos 2:41, 46, 47; Romanos 16:1-2; Judas 22

(c) Es la única facultada para juzgar las faltas y disciplinar a los miembros, así como perdonarlos y restaurarlos comprobados su arrepen­timiento y debida corrección (*)

 
Mateo 18:15-18; Juan 7:24; 2° Corintios 13:1; 1° Corintios 5:1-13 y 2° Corintios 2:1-11; 1° Corintios 6:1-11;
2° Tesalonicenses 3: 6-15; 1° Timoteo 5:19-22; Tito 3:10-11; Gálatas 6:1-5

(*) Si se trata de juicio a Ancianos o Pastores, o Evangelistas Misioneros, será presidida por otros Ancianos o Pastores como asimismo por Evangelistas Misioneros con cuya presencia fuere posible contarse.

1° Timoteo 5.19, Comparar: Hechos 11:1-18; Gálatas 2:11-16 y 3° Epístola de Juan.

(d) Autorizar todo lo relativo a movimiento de fondos y cuanto se relacione con la economía de la Iglesia.

Hechos 11:27-30; Romanos 15:25-28. Comparar Hechos 4:32-37, 5:1

(e) Aprobar el uso de la presente "SÍNTESIS" en la Asamblea local, así como su ampliación o actualización, teniendo siempre presente que en ningún caso y por ninguna razón, se introducirán conceptos contrarios a lo estatuido en el Nuevo Testamento.

Hechos 15:22 a 29; Gálatas 1:6-12; Apocalipsis 22:18-21

(f) Reunirse cada vez que se considere necesario, para deliberar sobre todos los asuntos, tanto espirituales como administrativos y económicos, sea a convocatoria expresa del Consejo de Pastores y Diáconos, o a solicitud de por lo menos dos o tres de los miembros de la Iglesia en plena comunión, presentados previamente al Consejo para especificar detalladamente las causales que justifiquen tal petitorio.
Es bueno y saludable reunirse la Asamblea Deliberativa, luego des­pués de la celebración de la Comunión o Santa Cena del Señor, como asimismo en fechas especiales discernidas por el Consejo y anunciadas en debida forma y por anticipado.

Hechos 6:2; Hechos 21:17-22; Mateo 18:15-18; 2° Corintios 13:1

(g) Reunirse con carácter de "ASAMBLEA EXTRAORDINARIA", al cumplirse cada aniversario de la fecha de constitución de esta Con­gregación, en cuya oportunidad, además de la recordación pertinente, recibirá informes sobre la marcha y estado de la Obra en cada Depar­tamento de la Iglesia:
 
*** Obra de Evangelizarían y edificación Espiritual;
*** Escuela Dominical;
*** Obra Misionera;
*** Sociedad o Conferencias de Señoras y Señoritas;
*** Actividades juveniles;
*** Actividades de comunión y cooperación con otras Iglesias lo­cales del país y/o del extranjero, fieles a la Biblia y al testimonio del Evangelio del Señor Jesucristo;
*** Informe y Balance Anual de Tesorería.
*** Todo otro asunto incluido en el Orden del Día.

(Comparar los siguientes textos de los cuales inferimos tal conmemo­ración por lo demás siempre necesaria y provechosa para promover y avivar el amor a la Congregación)

Deuteronomio 16:1, 12 y 16; Hechos 2:1; Hechos 18:21, 20:16; Hebreos 10:23-25

 

3°) De las decisiones de la Asamblea Deliberativa, o votaciones.
 
Las resoluciones de la Asamblea Deliberativa deben adoptarse por unanimidad, dado el hecho de tratarse de una Asamblea constituida por miembros de un mismo cuerpo, unidos en la misma fe, en el mismo amor, en el mismo Señor, en el mismo Dios y Padre y por el mismo Espíritu Santo.
Las Sagradas Escrituras conceden a la unanimidad una importancia sin igual por lo que implica como factor de unidad, armonía, crecimiento Espiritual y fructífero avance en la obra de la Iglesia del Señor Jesu­cristo.

Juan cap. 17; Romanos 12:16; Romanos 15:1-7; Efesios 4:1-10; 1° Corintios 1:10; 2° Corintios 13:11; Filipenses 2:1-4

Dado un caso fortuito en que no se lograra unanimidad por causa de minoría evidentemente no sometida a la Verdad de la Biblia ni al Gobier­no Divino del Espíritu Santo en el seno de la Iglesia, la mayoría, debida­mente informada por la Palabra de Dios, debe prevalecer en la decisión, que tendrá validez para todo el Cuerpo.

2° Tesalonicenses 3:6-15. Comparar: 2° Corintios 2:6.

 Inicio - Home


 
Capítulo IX
DEL LUGAR Y ACCIÓN DE LAS HERMANAS EN LA IGLESIA

1°) Las hermanas bautizadas, miembros de la Iglesia Cristiana Evangélica, gozarán de todos los derechos como miembros en plena comunión.

Gálatas 3:26-28; 1° Corintios 12:13-14, 27.

2°) Con todo, y ello sin contradicción con lo primero, hay actividades que podrán ejercer y actividades que no podrán ejercer, de acuerdo con la establecido en las Sagradas Escrituras.

(a)   Podrán ejercer actividades femeniles especiales, tales como:

  1. Constituir Grupos o Sociedades o Conferencias de Señoras y Señoritas.
  2. Actuar, si poseen dones para ello, como preceptoras o instructoras de niños y niñas en las clases de la escuela Dominical y/o en clases especiales para Señoras y Señoritas.
  3. Actuar como visitadoras, "ayudas" o Diaconisas; así como profeti­zas o predicadoras, misioneras a los hogares; auxiliares en las distintas fases de la Obra Misionera y cuantas otras tareas que por sus características especiales se avengan al carácter, honor y dones espiritua­les que el Espíritu Santo concede a las hermanas de la Iglesia.

 
Romanos 16:1-6 y v. 12; Hechos 21:8-9; 1° Timoteo 3:8-11; Tito 2:3-5

(b)   No podrán tomar autoridad como Ministros del Evangelio, ni ser ordenadas como Pastores en Iglesias constituidas.


1° Corintios 14:34-37; 1° Timoteo 2:11-12

 
 
Capítulo X
DEL SOSTÉN Y PATRIMONIO DE LA IGLESIA

1) El sostén financiero de la Iglesia, se obtiene de las ofrendas absolu­tamente voluntarias de sus miembros.
 
Su Patrimonio lo constituyen tales ofrendas como asimismo donaciones, legados y cuantos bienes muebles e inmuebles adquiriere o construyere para el más amplio y mejor desarrollo de sus actividades espirituales.

1° Corintios 16:1-6; 2° Corintios 8:1 a 9:15. Comparar Hechos 4:32-37.

2) Del Sostén Pastoral y Misionero.
 
Siempre que ello sea factible, las Iglesias solventarán las necesi­dades de sus Pastores y Misioneros en forma digna, a fin de que éstos, liberados así de preocupaciones seculares, puedan dedicar todo su tiempo a la bendita obra de evangelización y edificación en la fe.

Mateo 10:9-10; 1° Corintios 9:7,11 y 14-17: 1° Corintios 16:1-10; 2° Corintios 11:7-10 y capítulo 12:13 a 15;
Gálatas 6:6; 1° Timoteo 5:17-18; Tito 3:13-14

3) De la ayuda fraternal.

Hechos 11:27-30; Romanos 16:1,2; 1° Juan 3:17-18; Santiago 2:15-17; 1° Timoteo 5:3-16
Comparar Deuteronomio 15:7-11; Proverbios 19:17

 Inicio - Home

 

Capítulo XI
DE LAS IGLESIAS LOCALES;
SU RELACIÓN Y SU COOPERACIÓN

1) Al abrirse nuevos campos de labor a cargo de la Iglesia Cristiana Evangélica, sean anexos directos de ella o por el ministerio de Evangelis­tas Misioneros, tales grupos podrán constituirse como Iglesia local, en cuanto puedan designarse los integrantes de su Consejo y cuenten con algún número de miembros para constituirse en Asamblea Deliberativa.
La constitución u organización de las nacientes Iglesias, las facultará para desarrollar sus propias actividades y cultos, siendo cada Iglesia local completamente autónoma de las otras, aunque mantendrá relación y comunión espiritual con todas y cada una de ellas, así como coopera­ción en cuantos órdenes fueren necesarios para el mejor logro de los propósitos que les son comunes.

Hechos 14:21-23; Mateo 18:20; Romanos 16:3-5, 16; 1° Corintios 16:15-19; Colosenses 4:12-16; 1° Pedro 1:1-2.
Comparar: cap. 5:13, Hechos 11:27-30; 2° Corintios 11: 7-10

2) Asimismo, podrán constituir Comuniones de Iglesias e Instituciones Cristianas Evangélicas, a nivel regional o nacional, sin perjuicio de la autonomía y soberanía de cada Iglesia local.

Romanos 15:24-33; 1° Corintios 1:1-3; Apocalipsis 1:19,20; Apocalipsis 3:13

 

Capítulo XII
DE LA PARTICIPACIÓN EN CONGRESOS, ASAMBLEAS, CONVENCIONES O CONCILIOS,
CON OTRAS IGLESIAS DEL PAÍS O DEL EXTRANJERO

1) Si lo juzgan provechoso para la mejor promoción de la comunión, relación y cooperación en la Obra Cristiana Evangélica y su testimonio fiel ante el mundo, las Iglesias locales podrán participar en Congresos, Convenciones, Asambleas o Concilios Nacionales o Internacionales y enviar representantes, siempre que se trate de CUERPOS INTEGRA­DOS POR IGLESIAS Y CRISTIANOS EVANGÉLICOS FIELES A LA BIBLIA.

2° Corintios 6:14-18; Romanos 16:17-18; 2° Tesalonicenses 3:6; 2° Timoteo 4:3-4; Isaías 8:20

2) Las decisiones o resoluciones que se adopten en tales Congresos, etc., no pueden tener carácter legislativo para las Iglesias locales representadas. Serán recibidas como "exhortaciones fraternales" y para que sean puestas en práctica por las Iglesias locales, tales "exhorta­ciones fraternales" deben ser anunciadas, tratadas y aprobadas por la Asamblea Deliberativa de cada Iglesia local, debidamente convocada al efecto.

Comparar: Hechos 15:1-33

3) Para pasar de "envío de representantes" u "observadores", al carácter más amplio de "plena comunión" o "adhesión" tales Congresos, Convenciones, Asambleas o Concilios, deberán previamente acordar con las Iglesias Cristianas Evangélicas que sustentan la presente "Síntesis", que las diferencias o discrepancias doctrinales o de prácticas que pudieran existir, serán motivo de oración e intercambio de Estudios Bíblicos y aún realización de Conferencias Especiales o Congresos, en pro de la Unidad Cristiana a niveles Bíblicos, entre renacidos. (Ver Capítulo XIII- De la Unidad Cristiana).

 

Inicio - Home